Los biocombustibles se pueden definir como cualquier combustible obtenido a partir de biomasa. La biomasa es material derivado de plantas y animales. Expertos y ambientalistas creen que debemos cambiar nuestra forma de vida para proteger al planeta del calentamiento global. El cambio a biocombustibles para la industria del transporte puede ser uno de esos cambios.

Algunos de los biocombustibles incluyen aceite vegetal, biodiesel, biogás y bioalcohol. El aceite vegetal se usa para hacer biodiesel que se puede usar en automóviles. El biodiesel se genera mediante un proceso conocido como transesterificación utilizando aceites y grasas. Hoy en día, es el biocombustible más utilizado en el mundo. Los bioalcoholes como el etanol combustible y el butanol se producen por fermentación de azúcares y almidón. El biodiesel es una fuente de energía renovable, ya que es de origen vegetal. Es un combustible verde porque no libera gases tóxicos a la atmósfera.

El biodiésel se puede utilizar en cualquier motor diésel, mezclado con diésel normal. El biobutanol, también llamado biogasolina, se puede usar directamente en un vehículo como reemplazo de la gasolina. Los biocombustibles benefician al medio ambiente al reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, reducir nuestra dependencia de los combustibles fósiles, aumentar la seguridad energética nacional, aumentar el desarrollo rural y proporcionar un suministro de combustible sostenible para el futuro.

Muchos grupos ecologistas apoyan el uso de biocombustibles porque lo ven como un paso importante para frenar el cambio climático. Muchos países que están comenzando a reconocer la importancia de la bioenergía cuentan con instalaciones dedicadas a la investigación, el desarrollo y el despliegue. Hay intercambio de información y cooperación entre naciones que se dan cuenta de la importancia de aprovechar los beneficios de los biocombustibles.

Actualmente, existen algunos problemas asociados con el uso de biocombustibles, uno de ellos es el alto costo de producción. Otro punto a destacar es la deforestación masiva por el uso de la madera como fuente de biomasa, y el impacto negativo que tendrá sobre el medio ambiente. El combustible biodiesel plantea otros desafíos para la industria del transporte porque no funciona bien en climas fríos. Los cristales de cera formados pueden obstruir las líneas de combustible del vehículo. Por lo tanto, es posible que los vehículos aún deban funcionar con gasolina en climas fríos, a menos que investigaciones futuras puedan resolver estos problemas.

En el futuro, sin embargo, los biocombustibles deberían volverse rentables, asequibles, abundantes y respetuosos con el medio ambiente. Es un desafío para los científicos y espero que con la cantidad de investigación que se está realizando en el campo de la biotecnología, el mundo obtenga una fuente abundante de energía alternativa. Una vez que se agoten las existencias de combustibles fósiles y el precio del petróleo alcance niveles sin precedentes, habrá una enorme presión para buscar alternativas. Los biocombustibles se pueden utilizar como fuente de energía alternativa para alimentar sus automóviles, calderas y motores, así como para proporcionar calor y electricidad a sus hogares.

Fuente: EzineArticles – Categoría: Artículos sobre lo Bio – Sitio web: Comprar Productos Naturales