Ropa vegana

Portada » Ropa vegana
Ropa vegana2021-03-29T19:03:32+02:00

La ropa vegana es un nicho de mercado en franco crecimiento que responde a la sensibilidad de los nuevos tiempos por parte de todas las personas. A su favor tiene el potencial para resetear una industria que se ha vuelto frenética –más de la mitad de la ropa que producen las grandes cadenas de fast fashion acaba en la basura antes de cumplir el año–, el escaparate de quienes definen las nuevas estéticas y las nuevas éticas, y el compromiso de una militancia muy activa. En su contra, la gran duda que habitualmente surge en gran parte de las revoluciones: ¿somos la mejor alternativa posible?

La moda vegana

Eso que para muchos es ya una realidad cuando se habla de alimentación está llegando también al mundo de la moda: consumir en la medida de lo posible con respeto a los animales y al medio ambiente. Se llama moda vegana y es una opción válida aunque los consumidores deben pretar atención a los detalles en el momento de elegir la vestimenta. Un número ingente de personas en todo el mundo compran habitualmente un par de zapatos de cuero, sin embargo, solo hay unos pocos que son conscientes de que un animal tuvo que morir para que se puedan comprar en la tienda esos zapatos.

Se piensa en el cuero como un producto residual, pero no es así. Una gran parte de los vacunos es sacrificada por el cuero, no por la carne.
Sin embargo, para un creciente número de personas, las datos sobre la tortura de animales es suficiente motivo para cambiar su forma de pensar y ser más activos contra estas prácticas, también cuando se refiere a la moda. También es posible renunciar a componentes animales cuando nos vestimos, al igual que cuando comemos. La moda vegana se define porque los materiales y las telas utilizadas no son de origen animal.

La moda vegana utiliza algodón, cáñamo o lino, así como telas sintéticas. No se utiliza lana, pieles o seda. Los consumidores pueden encontrar ya mucha moda vegana en las tiendas, sin que eso se explicite en las prendas. Muchas empresas utilizan cuero artificial u otros materiales como lino o algodón para hacer zapatos.

No obstante, hay que tener cuidado cuando se compra ropa vegana porque en las tiendas existen algunas trampas. En ocasiones un producto puede tener aspecto vegano pero conviene mirar muy bien porque la presencia de botones de nácar o cuerno en cualquier chaqueta o pluma en una chaqueta de invierno está obviamente prohibida si la ropa es vegana. Otro ejemplo es la presencia de parches de cuero en los vaqueros, algo que para mucha gente pasa desapercibido.
Los materiales de origen animal se esconden también en inesperados lugares. En materiales secundarios también pueden haberse utilizado sustancias de origen animal, por ejemplo en el pegamento. No solo eso sino que en el pegamento para chaquetas o zapatos puede haber restos de piel animal y huesos. Un sello facilitaría la elección. Sin embargo, no hay todavía un sello estándar que pueda identificar la moda como vegana o el veganismo en general.

PETA intentó aclarar las cosas con su Peta Approved Vegan Logo y la Sociedad Vegana de Alemania otorga su sello vegano también a ropa y no solo a alimentos. No obstante, hasta ahora estas etiquetas pueden solo encontrarse en algunos zapatos, chaquetas o pantalones. Aún así, hay cada vez más y más fabricantes que se asocian con la moda vegana.

Sin huesos ni plumas en las prendas

Ya existen tiendas en muchas grandes ciudades de Alemania que venden solo moda vegana. Aún así, incluso si la ropa parece vegana a todas luces, conviene asegurarse porque no todas las alternativas llegar a ser respetuosas para con el medio ambiente.

Un componente del poliéster es el petróleo además de no ser un producto biodegradable. El poliéster llega muchas veces a los mares o a la naturaleza. Aún así, no hay que demonizarlo totalmente y es un excelente material siempre y cuando sea reciclado y se vuelva a fundir o hilar para producir nuevas fibras. Cada material que se produce o utiliza tiene una huella ecológica. En este sentido, no se puede decir siempre que todos los productos derivados del petróleo sean malos, es demasiado simplista.

Todo depende siempre de la forma en que se fabriquen las fibras textiles o de cómo se reciclen. Muchos fabricantes, por ejemplo, utilizan poliéster reciclado para zapatos o chaquetas.

Ir a Arriba