Ropa orgánica

Portada » Ropa orgánica
Ropa orgánica2021-03-29T18:53:52+02:00

Los productos orgánicos y biológicos son aquellos en los que no se han utilizado fertilizantes ni otros químicos no naturales durante su cultivo, en este caso la ropa orgánica. Se trata de respetar el proceso de crecimiento de las plantas para que se asemeje lo más posible a cómo lo harían en la naturaleza. Tomemos, por ejemplo, el algodón con el que se hace una camiseta. La planta de la que se obtienen las fibras tiene que partir, obviamente, de una semilla.

En Europa el cultivo y venta de materiales o productos de origen transgénico está prohibido, pero hay países como India y Bangladesh donde no existe legislación al respecto y la mayoría de los cultivos provienen de este tipo de semillas transgénicas, dado que los transgénicos producen mucho más a pesar de destruir el entorno.

Si alguna vez has tenido o tienes plantas en casa, sabes que las plantas necesitan atención y mimos para crecer sanas. Incluso, a veces, ni siquiera eso es suficiente, vienen sequías, plagas, inundaciones… Al algodón de tu ropa le ocurre lo mismo y las alternativas para solucionarlo son dos: o productos químicos o tiempo, dedicación y plantaciones menos intensivas .

La ropa orgánica en el mundo

La producción mundial de prendas de ropa pasó de los cincuenta mil millones de prendas en el año 2000 a cien mil millones en 2015, de acuerdo al último estudio de la Fundación Ellen McArthur. Pese a ello, su empleo se ha mermado al 50%, reporta un informe de Greenpeace. Específicamente, en este país, cada persona gasta 450 euros cada año de media en actualizar su vestuario y crea entre 12 y 14 kilogramos de restos textiles (datos de la Asociación Ibérica de Reciclaje Textil). De estos se recicla un veinte porciento en un proceso que se dificulta en el momento en que en la confección de las prendas se intercalan fibras naturales y sintéticas.

Aunque solo tengamos en la cabeza los tubos de escape de los automóviles y la contaminación que generan las empresas, la forma de consumir moda que tiene nuestra sociedad también representa un gran coste para el medio ambiente. Compramos por impulso pantalones, camisetas, complementos y zapatos que a menudo acaban en el fondo del armario, sustituyen otras prendas condenadas al ostracismo de nuestros armarios o, simplemente, se quedan fuera de la moda. Pensamos solo en el coste que ha tenido esta ropa que damos poco usoa no utilizaremos pero es necesario también que seamos conscientes del gasto ecológico que supone.

Para luchar contra esa huella ecológica que implica el consumo textil actual ha nacido la ropa sostenible, también llamada «ropa orgánica» o más genéricamente «slow fashion». Es la tendencia más amplia del diseño sostenible donde se diseña un producto pensando también en el impacto social y ambiental que puede tener en su ciclo de vida completo, incluyendo su huella de carbono.

Condiciones para considerarse ropa orgánica

Para ser considerado moda sostenible debe de que cumplir una serie de requisitos. No solo tiene que estar producido con tejidos orgánicos o reciclados (algo que suele estar certificado), sino que también la producción tiene que ser a pequeña escala, local, cercana al diseñador y en un taller cuyos trabajadores tengan un sueldo digno. Además, el empaquetado, la imagen de la marca y el envío son factores necesarios.

Hay distintos criterios para considerar la sostenibilidad de los materiales. Por ejemplo, el proceso de cómo una fibra cruda se convierte en un textil, las condiciones de trabajo de las personas que producen los materiales, la renovabilidad y la fuente de una fibra y la total huella de carbono de ese material. En concretoe, estas prendas suelen estar confeccionadas con fibras naturales (no son fabricadas a base de petróleo y se encuentran en la naturaleza), con fibras recicladas o regeneradas, algodón orgánico o materiales como la seda.

Es muy importante que los hábitos de consumo vayan hacia la moda sostenible por distintos motivos:

  • La ropa con tejidos orgánicos dura mucho más que la ropa convencional que tiene una durabilidad de seis lavados y a partir de ahí se deforma. En moda sostenible los tejidos son mucho más duraderos y los diseños más atemporales.
  • La industria textil es la segunda más contaminante, se acumula una cantidad de residuos textiles enorme. Estamos en un punto que o modificamos el consumo y, al mismo tiempo, las grandes marcas modifican el sistema de producción o se acaba el planeta.
  • Es necesario consumir mejor y menos, y comprar como se hacía antiguamente, con una prenda con su historia, a la que cuidemos y le tengamos cariño.
Ir a Arriba