Nuestra selección

En esta entrada hemos elegido la mejor Ropa de yoga orgánica del mercado. Cada día somos más los que sentimos preocupación por el planeta y qué será de él de aquí a unos años. Vocablos como ropa ecológica, natural u orgánica llegaron a España hace unos años con paso lento pero firme. En aquel momento prácticamente nadie se preocupaba por de qué forma se hacía su ropa o de dónde salía su comida. Todo servía si con eso se podía comprar y vivir sobre nuestras posibilidades.

Afortunadamente, ¡eso ya se está acabando! La prueba de que es así es que tu estás aquí leyendo esto, bien sea por el hecho de que eres un o una ecologista obstinada y ya conoces de que va la historia, o bien por el hecho de que estás interesad@ en la moda ecológica y la ropa natural. Y eso es un éxito, cada grano cuenta.

Mejor opción

ALBERO Juego de 2 bustier para mujer, algodón orgánico, 6 colores, yoga, pilates, fitness Azul jaspeado. L

  • Por favor, mide el tamaño debajo del pecho antes de hacer el pedido. ❤❤❤Nuestro tamaño es más pequeño que Alta calidad, agradable a la piel y cómodo de llevar
  • Puños anchos y reforzados, diseño deportivo, muy suave y cómodo
  • Agradable al tacto y transpirable, algodón orgánico
  • Adecuado para deportes ligeros como pilates, yoga y fitness. Certificado (GOTS) Global Organic Textile Standard
Mejor relación calidad precio

Knitido+ Tani, calcetines de dedos antideslizantes, para Yoga, Pilates y Fitness, Talla:39-42, Color:magenta (37)

  • ANTIDESLIZANTES. Calcetines de yoga para evitar que se resbale en la colchoneta de yoga y para proporcionar seguridad.
  • SENSACIÓN COMO DESCALZOS. Calcetines con dedos separados para un mejor control sensorial durante el yoga y el pilates.
  • SIN COSTURAS. Calcetines de yoga de la más alta calidad hechos en Japón: Sin costuras molestas, sin pellizcos.
  • AJUSTE ANATÓMICO. Calcetines adaptados al pie: Una suela con forma anatómica para mayor estabilidad.

Leela Cotton Pantalones de yoga para mujer, algodón orgánico, elastano, azul marino, talla L

  • Material: 95% algodón orgánico, 5% elastano
  • Color: azul marino
  • Cintura alta
  • Bajos laterales fruncidos

ESPARTO Sooraj - Pantalones de yoga (algodón orgánico) Color amarillo mango. L

  • Pantalones de yoga con calentadores y elemento de falda, ahora también con un pequeño bolsillo interior en cada vez más variantes
  • Con el Sooraj comienza el día relajado y sin estrés. Cómodo y bien ajustado en el avión, en la playa, en un bistró con una amiga o para correr.
  • No querrás quitártelo.
  • El mejor algodón orgánico, certificado GOTS. Tejido de alta calidad. Eso se siente.

ESPARTO Pantalones de yoga 3/4 Thanda en algodón orgánico (Mint, XS)

  • Capri - Mallas pirata de yoga
  • Elemento de falda variable
  • Algodón orgánico de la más alta calidad, certificado GOTS
  • 95 % algodón y 5 % elastano, porcentaje de peso

ALBERO Juego de 2 bustier para mujer, algodón orgánico, 6 colores, yoga, pilates, fitness Azul jaspeado. L

ALBERO Juego de 2 bustier para mujer, algodón orgánico, 6 colores, yoga, pilates, fitness Azul jaspeado. L

Knitido+ Tani, calcetines de dedos antideslizantes, para Yoga, Pilates y Fitness, Talla:39-42, Color:magenta (37)

Knitido+ Tani, calcetines de dedos antideslizantes, para Yoga, Pilates y Fitness, Talla:39-42, Color:magenta (37)

Leela Cotton Pantalones de yoga para mujer, algodón orgánico, elastano, azul marino, talla L

Leela Cotton Pantalones de yoga para mujer, algodón orgánico, elastano, azul marino, talla L

ESPARTO Sooraj - Pantalones de yoga (algodón orgánico) Color amarillo mango. L

ESPARTO Sooraj - Pantalones de yoga (algodón orgánico) Color amarillo mango. L

ESPARTO Pantalones de yoga 3/4 Thanda en algodón orgánico (Mint, XS)

ESPARTO Pantalones de yoga 3/4 Thanda en algodón orgánico (Mint, XS)

Artículos recientes

Ropa de yoga orgánica. Qué es la moda orgánica

Los productos orgánicos son comercializados de forma justa lo que supone mejores condiciones para los trabajadores del sector tales como mejores sueldos y una menor exposición a productos químicos peligrosos para su salud. La relación inversa no ha de cumplirse siempre, o sea las normas de comercio justo (Fair Trade Standar) no requieren que las fibras sean ecológicas si bien si prohíben el uso de los pesticidas y fertilizantes considerados más perjudiciales. El término moda orgánica se refiere a las prendas fabricadas con fibras cultivadas de acuerdo a los estándares de producción ecológica. Durante varios años ha habido confusión en relación al concepto del término “orgánico” en la ropa. En 2002 se llegó a un acuerdo entre distintos sectores del mundo textil que dio como resultado La Regla Textil Orgánica Global (GOTS, Global Organic Textile Standar). Esta regla define los requisitos reconocidos globalmente para garantizar la condición orgánica de los artículos textiles, desde la obtención de la materia prima, procesamiento de la fibra, fabricación, embalado, etiquetado hasta la distribución, a través de una producción responsable con el medio ambiente y el medio social , para que el resultado definitivo ofrezca al cliente la necesaria seguridad y seguridad.

Respecto al término moda sostenible existen muchas formas de definir la sostenibilidad. La definición de Brundtland en 1987 definió el desarrollo sostenible como el que satisface las requisitos del presente sin comprometer la habilidad de generaciones futuras de satisfacer sus requisitos. La moda sostenible comparte con la ecológica el interés por el medioambiente. Los materiales sostenibles se fabrican desde materiales reciclados por ejemplo, no obstante no implica que vengan de materiales ecológicos. A parte de que la ropa orgánica está producida con algodón orgánico, toda la ropa estuvo producida bajo criterios de comercio justo y ética social. Y no es que la ropa sea más cara, si no que esa ropa tan y tan barata que estás comprando en grandes tiendas para tus niños, para tus hijos que tanto amas…pues muy probablemente ha sido producida, en parte, por pequeños como el tuyo en condiciones prácticamente de esclavitud. Niños y mayores haciendo un trabajo día y noche, engañados por sus empresas, con sueldos miserables para que tu puedas ir apaciblemente a comprar unos pantalones por 6€, o una camiseta por 4€. ¿te gustaría esa vida para tus hijos? ¿Y para ti?

Con el algodón orgánico no hay contaminación del suelo con insectos, hongos, bacterias o malas yerbas, todo lo opuesto. Los campos utilizados tienen que sostenerse tres años en barbecho antes de su plantación, para asegurar que la planta no se desarrollará con afectación tóxica, debido a la contaminación anterior del suelo. Tampoco se usan plaguicidas, herbicidas ni fertilizantes químicos. Y todo eso está controlado o certificado por empresas externas. La más conocida es GOTS, por eso te afirmaba lo del algodón certificado. El algodón orgánico es considerablemente más agradable que el algodón convencional, mucho más transpirable, considerablemente más puro. De esa forma estarás cuidando la piel de tus hijos, que son muy sensibles a los químicos de la ropa. No te dejes persuadir, cuando veas una etiqueta de cien % algodón en una gran cadena, piensa en el bien del globo y de las personas que han producido esa prenda de ropa, párate a meditar y sé crítico.

No tenemos ganas de obligar a adquirirlo todo ecológico y de comercio justo, pero procura hacer intento de de a poco ir cambiando tus hábitos. Un día compras una remera, al mes siguiente un par de pantalones y de esta manera poco a poco te vas realizando un armario. ¿Además de esto sabes otra cosa? La ropa de algodón orgánico, al no estar en contacto con tóxicos en el procesos de tintado, es considerablemente más perdurable, y notarás que puedes lavarla considerablemente más veces que la ropa convencional. Haz la prueba, te durará mucho más. Si compras prendas de comercio justo o fabricada en España, sabes que estás apoyando una ética en las condiciones laborales, en los sueldos, en los horarios de trabajo, etc. Pues aquí y en numerosos países de Europa, sí que existe una Ley que no permite ciertas condiciones de trabajo. Lo que te quiero decir es que la ropa de algodón orgánico no es cara, lo que es muy muy barato, es producir explotando recursos naturales y a los trabajadores.

La Ropa de yoga orgánica recomendada en esta página tienen probada valía en el mercado tanto por sus características físicas como económicas.

Ropa de yoga orgánica. Y ¿la ropa vegana es otra cosa?

«Vegano podría ser cualquier cosa fabricada sin piel, pero no es sinónimo de ético, por esa razón el cambio en la industria debe venir siempre y en todo momento desde la sostenibilidad», enuncia Gema Gómez, directiva de Slow Fashion Next y sugiere : «Tenemos que regenerar todo el daño que hemos hecho hasta ahora , porque si no lo hacemos, si no creamos compañías resilientes, el futuro de los que vienen detrás va a estar formidablemente comprometido». La moda vegana puede generar menos efecto medioambiental y a la vez incurrir en los procesos turbocapitalistas del fast fashion. Puede cuidar a los animales y maltratar a la gente. Crear paradojas: según The Atlantic, en Israel, el ejército de Reuven Rivlin estaría ofreciendo a sus soldados veganos botas de combate ausentes de cuero y boinas que no tengan lana para que logren marchar a la batalla sabiendo que ninguna criatura viviente ha sido perjudicada en su aprovisionamiento; luego, en faena, la cosa cambia.

Sustitutos populares a la ropa no vegana son la viscosa (rayón) y el poliéster, 2 materiales que acostumbran a emular el tacto y la textura de la seda o la lana y que tienen secuelas muy perniciosas para el medio ambiente. El poliéster se compone fundamentalmente de microplásticos y la viscosa se produce de manera sintética en métodos muy tóxicos, pero de esta manera y todo la organización PETA por los derechos de los animales y otras agrupaciones veganas catalogan estos materiales como elecciones «éticas». Entre las contradicciones a las que se enfrenta el movimiento es que vegano no siempre significa sostenible. «Últimamente veo que los fabricantes que vendemos vegano nos encontramos preocupándonos de buscar cierta sostenibilidad, pero realmente existe esa contradicción. Si vendes zapatos de baja calidad de polipiel fabricados en la otra punta del mundo, con reglas laborales bastante menos estrictas y la necesidad de buscarte un transporte transoceánico, aunque no utilices pieles en el proceso productivo puedes ahorrarte la etiqueta de sostenible», asegura María Ripollés.

Aparte de la pantalla grande y la televisión ha funcionado otro aspecto más potente en la generación de conversos: el cambio en la estrategia de seducción. Allá por los 80 el veganismo era una lucha contra el sistema con rasgos propios del anarquismo, tanto en el la forma de pensar como en la indumentaria, pero casi medio siglo después, ese mismo pulso es un masaje y el veganismo ha salido de la trinchera a las páginas de lifestyle sobre las suelas de unas Dr. Martens sintéticas. Ya no resulta incómodo, a la inversa: el movimiento ha captado el capital de Bill Gates, Jeff Bezos o Richard Branson. En el despegue de la moda vegana pronosticada por los analistas se da en la confluencia de tres componentes desencadenantes, que son: la preocupación por el cambio climático, la conquista del confort animal y el cuidado de la salud. Activistas y agentes culturales utilizan los 3 argumentos para poner la agenda vegana al frente de las guerras culturales, y lo hacen a través de las redes sociales o a través de el brazo audiovisual del movimiento, Netflix, verdadera factoría de veganos con películas como Conspiracy, What the health o Okja. Entonces, en exactamente el mismo eje de impacto, dotándole de un barniz glamuroso al movimiento, estarían estrellas como Natalie Portman, Ariana Grande, Woody Harrelson o Ellen DeGeneres.

Las marcas nunca demostraron interés en el veganismo y ahora se suben al carro por el hecho de que, de esa manera, tienen más capacidad de atracción. “Es mero greenwashing, marketing verde para vender más”, opina Guillermo Martínez en Valencia, que abraza la tendencia desde la honestidad moral. En su local confluyen clientes concienciados y también turistas curiosos, pero de momento ganan los segundos por goleada: la moda vegana carece de repercusión en España. A base de cultivar seguidores, ganar músculo y generar ideas, el veganismo ha terminado penetrando la moral moderna hasta el punto de redefinir conceptos universales como la hermosura. ¿Es bonito el cuero? ¿Cuánto tiene de bello y cuánto de asqueroso? «Basta con ver vídeos en YouTube de de qué forma tratan a las vacas para llevar a negar el cuero en algo tan superfluo. Con las plumas pasa un tanto lo mismo. Muchas de las plumas usadas en el textil son arrancadas de animales vivos», relata Guillermo Martínez. El fast fashion es, claramente, violento para los animales y la salud del mundo, con lo que no cabe duda de que debe utilizar fórmulas más sostenibles. Falta elegir cuáles. Hacer estándar la ropa vegana?

La Ropa de yoga orgánica pertece a la categoría de ropa orgánica. Para saber más de ropa vegana visita esta página.  Este sitio web dispone de otros productos relacionados con el mundo de la ropa y los productos naturales. Seguro que serán de tu interés.