Productos Sostenibles

Portada » Productos Sostenibles
Productos Sostenibles2021-03-29T19:07:38+02:00

Productos sostenibles

Los productos sostenibles son aquellos capaces de dejar una mínima huella en el medio ambiente y, por lo tanto, reducir el impacto medioambiental en comparación con otros productos del mismo tipo.

Un producto sostenible es elaborado con respeto máximo al Medio Ambiente y siempre protegiendo a las comunidades y personas que han participado a lo largo del proceso de elaboración. La forma de producirse permite que duren en el tiempo sin necesidad de hipotecar el futuro de las siguientes generaciones y las comunidades locales.

Presentamos aquí nuestra selección de productos sostenibles con un criterio amplio.

Diseñar productos sostenibles ¿qué especificaciones deben tener?

Una de las maneras mucho más sencillas de ver e integrar la sostenibilidad en los productos es proseguir los criterios o requisitos de las etiquetas ecológicas o ecoetiquetas. Pese a ello, existe gran variedad de ecoetiquetas en todo el mundo por lo que es complejo entender cuál es la mucho más correcta para un producto y si verdaderamente tiene un beneficio real en el medio (natural y colectivo ). Para esta razón, no hablaremos de ninguna ecoetiqueta específicamente, sino que iremos a centrarnos en el Diseño Sostenible. Este género de diseño tiene en cuenta todas las acciones, en el sentido mucho más amplio, orientadas a la optimización ambiental del producto o servicio desde su creación en la etapa conceptual, hasta su régimen como resto. O sea, en todas las etapas de su ciclo de vida.

El diseño sostenible presenta las siguientes características:

1. El producto tiene que proporcionar una mejora ambiental (colectiva, económica, del medio natural y paisajístico).

Los productos sostenibles tienen que proporcionar una optimización en la sociedad y en su ambiente, siendo competitivo económicamente. Este es un pilar fundamental sobre el que tiene que girar el diseño y la producción del mismo. Estos beneficios deben ser cuantificables y equiparables. Por esto, todos y cada uno de los sellos ecológicos o sociales presentan un sistema de indicadores objetivo.

2. Diseño por un equipo multidisciplinar y bajo estrictos criterios metodológicos

El diseño sostenible de un producto o servicio proporciona los criterios de sostenibilidad en sus fases iniciales, desde la concienciación del producto. Por esta razón, hay que contar con un equipo profesional multidisciplinar que aporten distintas visiones al proyecto en tanto que la integración de criterios de sostenibilidad es una labor de colosal complejidad. A partir de la composición de este equipo formado por expertos con altos entendimientos sobre la producción y la sostenibilidad (residuos, energía, efecto popular, biodiversidad, etcétera .) se puede abordar un diseño sostenible de forma eficiente.
Los productos sostenibles no responden a un fenómeno accidental, sino que responde a una metodología y a una planificación. Por tanto el diseño ha de estar enmarcado en una metodología que pueda evaluarse con un sistema de indicadores objetivos y equiparables. Esto permitirá advertir la sostenibilidad del producto.

La complejidad de un producto sostenible no sólo se ajusta al empleo de materiales reciclados o la reducción de energía. La sostenibilidad afecta tanto al medio natural como humano por tanto es imprescindible una evaluación más integral.

3. Un producto sostenible debe dar valor tanto al cliente como en toda la cadena de producción

Primeramente este producto tiene que ser viable y darle un beneficio al cliente y a los elementos de producción. Si una de las secciones de la cadena de producción pierde o no recibe este valor entonces los productores dejan de producir. Lo mismo va a pasar con los consumidores que si no perciben este valor entonces dejarán de consumir el producto y éste va a desaparecer del mercado.

4. Interiorizar los costos sociales y ambientales

El diseño sostenible como eco-diseño debe absorber los costes sociales o ambientales, al paso que el capitalismo tradicional externaliza los costes a fin de que los pague otro, como pueden ser los suministradores.

5. Realizar un diseño teniendo en cuenta todo el Ciclo de Vida

El diseño sostenible evalúa de forma global los costes e impactos, a lo largo de toda su vida útil, tanto de los productos como de los servicios. El diseño incorporará criterios de sostenibilidad tanto en su concepción como en su empleo y supresión.

Por consiguiente el diseño tiene que promover la durabilidad. Terminar con la civilización de usar y tirar e implementar criterios que permitan al producto perdurar lo máximo viable o, en su defecto, ha de ser de manera fácil reparable a un precio admisible. El diseñador debería también tener en cuenta en su emprendimiento la facilidad de sustitución de las piezas defectuosas por la parte del usuario, intentando de hacer menor el número de intervenciones de los servicios técnicos, con el consiguiente ahorro. Además de esto el diseño debe contemplar el reciclado de los artículos de manera efectiva y responsable. El procesado de los restos debe beneficiar la recuperación de materiales, el desmontaje simple y seguro, así como la simple identificación de sus materiales.

Sin olvidar la reducción del consumo de elementos y de energía, así como beneficiar la calidad de vida de los productores o habitantes del entorno de la producción.

6. Los artículos de consumo en general tienen que ser “inclusivos”

Este criterio que raras veces se menciona, se refiere a que la mayoría de la población pueda poder ingresar al mismo o favorecerse del mismo. Si un producto destinado al público por norma general solo es alcanzable por un público achicado con alta renta económica entonces no se debe determinar como sostenible puesto que favorece una discriminación económica. Esto no quiere decir que no sea un producto ecológico, ya que como hemos dicho la sostenibilidad abarca asimismo criterios sociales. No obstante, hay artículos que por emplear tecnologías muy novedosas tienen un coste especialmente alto en sus fases iniciales de comercialización, o que debido al desarrollo de interiorización de costes estos productos muestran valores superiores. Los productos sostenibles evolucionan.

Un producto si desea ser competitivo ha de estar en incesante en evolución. No solo por las actualizaciones tecnológicas y metodológicas que hacen variar los procesos por otros mucho más efectivos, sino más bien también por los cambios del mercado que hace necesario una adaptación del producto a las demandas de la sociedad.

Conclusiones

El diseño sostenible deja concienciarnos de las secuelas en el medio y en nuestra sociedad de los productos que consumimos o que creamos. Por tanto es tan importante que el diseño sostenible se generalice y no sea una opción alternativa minoritaria. Está claro que frente a un tema tan complejo nos han quedado variables en el tintero.

Ir a Arriba