Nuestra selección

En esta entrada hemos elegido la mejor La prehistoria del mercado. Cada día somos muchos más los que sentimos preocupación por el planeta y qué va a ser de él de aquí a unos años. Palabrejas como ropa ecológica, natural u orgánica aterrizaron en España hace unos años con paso tranquilo pero decidido. En aquel momento prácticamente nadie se preocupaba por de qué manera se hacía su ropa o de dónde procedía su comida. Todo servía si con eso se podía comprar y vivir por encima de nuestras posibilidades.

Por suerte, ¡eso ahora se está terminando! La prueba de que es así es que tu estás aquí leyendo esto, bien sea porque eres un o una ecologista implacable y ya conoces de que va la historia, o bien porque andas [email protected] en la ropa ecológica y la ropa natural. Y eso es un éxito, cada granito suma.

Mejor opción

La prehistoria (IDEAKA)

Mejor relación calidad precio

La Prehistoria (LAROUSSE - Infantil / Juvenil - Castellano - A partir de 5/6 años - Colección Mini Larousse)

Prehistoria: El largo camino de la humanidad (El libro universitario - Manuales)

Prehistóricos - Pack de 4 bolsitas

  • El paquete contiene 4 bolsitas
  • Encontrarás 4 depredadores prehistóricos diferentes
  • Son gomosos y muy suaves
  • Diversión asegurada para todos los niños

En la prehistoria (PICARONA)

La prehistoria (IDEAKA)

La prehistoria (IDEAKA)

La Prehistoria (LAROUSSE - Infantil / Juvenil - Castellano - A partir de 5/6 años - Colección Mini Larousse)

La Prehistoria (LAROUSSE - Infantil / Juvenil - Castellano - A partir de 5/6 años - Colección Mini Larousse)

Prehistoria: El largo camino de la humanidad (El libro universitario - Manuales)

Prehistoria: El largo camino de la humanidad (El libro universitario - Manuales)

Prehistóricos - Pack de 4 bolsitas

Prehistóricos - Pack de 4 bolsitas

En la prehistoria (PICARONA)

En la prehistoria (PICARONA)

Artículos recientes

La prehistoria. Qué es la moda orgánica

¿Por qué la ropa orgánica es preferible? Son prendas de algodón orgánico con certificación. Primero tienes que entender lo que es el algodón habitual. Este algodón precisa cantidades ingentes de pesticidas para sobrevivir, debido al sistema de monocultivo que se emplea para su producción sea más eficiente. Esta clase de cultivo facilita que los seres vivos que viven del algodón se instalen en el territorio y se transformen en plaga. Estas plagas, ya sean de insectos, hongos, bacterias o malas yerbas , sólo se tienen la posibilidad de controlar a través de sustancias químicas , como plaguicidas, herbicidas y fertilizantes. Una gran parte de estos químicos no sólo se quedan en la planta, sino también contaminan el suelo, el agua y el aire. Además de esto tienes que saber que varios de estos compuestos químicos son probablemente cancerígenos para el ser humano. Los artículos orgánicos son vendidos de manera justa lo que supone mejores condiciones para los empleados del sector así como mejores sueldos y una menor exposición a elementos químicos peligrosos para su salud. La relación inversa no ha de cumplirse siempre, o sea las reglas de comercio justo (Fair Trade Standar) no requieren que las fibras sean ecológicas si bien si prohíben la utilización de los pesticidas y fertilizantes considerados más dañinos.

El algodón orgánico es considerablemente más suave que el algodón convencional, considerablemente más transpirable, considerablemente más puro. De esa manera estarás cuidando la piel de tus hijos, que son muy sensibles a los productos químicos de la ropa. No te dejes persuadir, en el momento en que mires una etiqueta de cien % algodón en una cadena, piensa en el bien del globo y de la gente que han producido esa prenda de ropa, párate a meditar y sé crítico. Si adquieres prendas de comercio justo o fabricada en España, sabes que estás sustentando una ética en las condiciones de trabajo, en los salarios, en los horarios de trabajo, etc. Porque aquí y en muchos países de Europa, sí que hay una Ley que no deja ciertas condiciones de trabajo. Lo que te quiero decir es que la ropa de algodón orgánico no es cara, lo que es muy muy económico, es fabricar explotando elementos naturales y a los trabajadores.

No queremos obligar a adquirirlo todo ecológico y de comercio justo, pero procura hacer el esfuerzo de de a poco ir modificando tus hábitos. Un día compras una camiseta, al mes siguiente unos pantalones y así poco a poco vas haciendo un armario. ¿Además de esto sabes otra cosa? La ropa de algodón orgánico, al no haber estado en contacto con tóxicos en el procesos de tintado, es mucho más perdurable, y notarás que puedes lavarla considerablemente más veces que la ropa normal. Haz la prueba, te durará mucho más. A parte de que la ropa orgánica está realizada con algodón orgánico, toda la ropa ha estado producida bajo criterios de comercio justo y ética social. Y no es que la ropa sea cara, si no que esa ropa tan y tan económica que estás comprando en enormes tiendas para tus pequeños, para tus hijos que tanto amas…pues muy probablemente fué producida, en parte, por pequeños como el tuyo en condiciones prácticamente de esclavitud. Niños y adultos trabajando día y noche, engañados por sus empresas, con salarios miserables a fin de que tu consigas ir serenamente a comprar unos pantalones por 6€, o una camisa por 4€. ¿te gustaría esa vida para tus hijos? ¿Y para ti?

Respecto al término moda sostenible hay muchas maneras de determinar la sostenibilidad. La definición de Brundtland en 1987 definió el desarrollo sostenible como aquel que satisface las requisitos del presente sin poner en una situación comprometedora la habilidad de generaciones futuras de satisfacer sus propias necesidades. La moda sostenible comparte con la ecológica el interés por el medio ambiente. Los materiales sostenibles se fabrican desde materiales reciclados por poner un ejemplo, no obstante no implica que vengan de materiales ecológicos. El concepto moda orgánica se refiere a la ropa fabricada con fibras cultivadas de acuerdo a los estándares de fabricación ecológica. A lo largo de varios años hubo confusión en relación al concepto del término “orgánico” en la ropa. En 2002 se llegó a un acuerdo entre distintos ámbitos de todo el mundo textil que dio como resultado La Norma Textil Orgánica Global (GOTS, Global Organic Textile Standar). Esta norma define los requisitos reconocidos globalmente para garantizar la condición orgánica de los modelos textiles, desde la obtención de la materia prima, procesado de la fibra, fabricación, embalado, etiquetado hasta la distribución, mediante una producción responsable con el medio ambiente y el medio social , para que el resultado definitivo ofrezca al cliente la precisa seguridad y credibilidad.

La La prehistoria recomendada en esta página tienen probada valía en el mercado tanto por sus características físicas como económicas.

La prehistoria. Y ¿la ropa vegana es otra cosa?

Sustitutos populares a la ropa que no sea vegana son la viscosa (rayón) y el poliéster, dos materiales que suelen simular el tacto y la textura de la seda o la lana y que tienen consecuencias muy perniciosas para el medio ambiente. El poliéster se compone esencialmente de microplásticos y la viscosa se genera de forma sintética en métodos muy tóxicos, pero de esta forma y todo la organización PETA por los derechos de los animales y otras asociaciones veganas incluyen estos materiales como alternativas «éticas». En la explosión de la moda vegana anticipada por los analistas se da en la unión de tres factores desencadenantes, que son: la preocupación por el cambio del clima, la conquista del bienestar animal y el cuidado de la salud. Activistas y agentes culturales utilizan los tres razonamientos para colocar la agenda vegana al frente de las guerras culturales, y lo hacen por medio de las comunidades virtuales o a través de el brazo audiovisual del movimiento, Netflix, auténtica fábrica de veganos con producciones como Conspiracy, What the health o Okja. Entonces, en exactamente el mismo eje de influencia, dotándole de un barniz glamuroso al movimiento, estarían artistas como Natalie Portman, Ariana Grande, Woody Harrelson o Ellen DeGeneres.

A partir de cultivar seguidores, ganar músculo y producir ideas, el veganismo terminó penetrando la moral moderna hasta el punto de redefinir conceptos universales como la hermosura. ¿Es bello el cuero? ¿Cuánto tiene de precioso y cuánto de asqueroso? «Basta con ver vídeos en YouTube de cómo tratan a las vacas para querer negar el cuero en algo tan accesorio. Con las plumas pasa un poco lo mismo. Muchas de las plumas utilizadas en el textil son arrancadas de animales vivos», relata Guillermo Martínez. El fast fashion es, a todas luces, violento para los animales y la salud del planeta, con lo que no hay duda de que debe adoptar fórmulas más sostenibles. Falta elegir cuáles. Hacer estándar la ropa vegana? «Cuando cuentas que haces zapatos veganos, siempre y en todo momento te preguntan si son comibles », confiesa Mireia Playà, propietaria de una marca vegana. «En España vamos bastante atrasados en comparación con el resto de Europa; sospecho que debe ver con que seamos un país fabricante de zapato de piel», opina. En la misma línea se expresa la también diseñadora María Ripollés quien insiste en la iniciativa de que nos hemos retrasado en coger la ola: «En 2013 estuve en Alemania en una feria de moda sostenible y había cantidad de gente vegana; aquí tuvieron que pasar seis años para comenzar a notar ese giro. Y aún nos encontramos lejos de otros países como Italia o Inglaterra».

Aparte del cine y la televisión se ha dado otro aspecto mucho más potente en la generación de conversos: el cambio en la estrategia de atracción. Allá por los 80 el veganismo era una lucha contra el sistema con rasgos propios del anarquismo, tanto en el pensamiento como en la vestimenta, pero casi 50 años más tarde, ese pulso es un masaje y el veganismo ha saltado de la trinchera a las páginas de lifestyle sobre las suelas de unas Dr. Martens sintéticas. Ya no resulta incómodo, a la inversa: el movimiento ha captado el capital de Bill Gates, Jeff Bezos o Richard Branson. A la cabeza de la moda cruelty se sitúa la diseñadora Stella McCartney –hija del antiguo Beatle– y lidera una corriente subterránea que está resquebrajando los cimientos de la industria textil, modificando su estructura vertical desde la alta costura hasta la moda popular. Por un lado, firmas como Gucci, Armani o Versace decidieron renunciar a las pieles; por otro, Zara y H&M lanzan compilaciones sostenibles para darle un respiro al mundo animal.

La La prehistoria pertece a la categoría de ropa orgánica. Para saber más de ropa vegana visita esta página.  Este sitio web dispone de otros productos relacionados con el mundo de la ropa y los productos naturales. Seguro que serán de tu interés.