Nuestra selección

En esta entrada hemos elegido la mejor La alimentación sostenible en las comunidades urbanas y rurales del mercado. Una alimentación sostenible es una alimentación equilibrada y variada que además resguarda los recursos naturales. Los alimentos sostenibles son esos que se procesan y cultivan bajo condiciones medioambientales correctas sin usar productos fitosanitarios de origen químico, no se transportan a largas distancias y su fabricación o transformación se ha realizado economizando energía y sin utilizar aditivos perjudiciales para la salud.

Mejor opción

Alimentación vegetariana en la infancia: Las respuestas definitivas a todas tus veggie-dudas (Clave)

Mejor relación calidad precio

Armario sostenible: Aprende a comprar de manera consciente e inteligente (Zenith Green)

Centros educativos. Transformación digital y organizaciones sostenibles: Aprender y enseñar en tiempos de pandemia

Alimentación vegetariana en la infancia: Las respuestas definitivas a todas tus veggie-dudas (Clave)

Alimentación vegetariana en la infancia: Las respuestas definitivas a todas tus veggie-dudas (Clave)

Armario sostenible: Aprende a comprar de manera consciente e inteligente (Zenith Green)

Armario sostenible: Aprende a comprar de manera consciente e inteligente (Zenith Green)

Centros educativos. Transformación digital y organizaciones sostenibles: Aprender y enseñar en tiempos de pandemia

Centros educativos. Transformación digital y organizaciones sostenibles: Aprender y enseñar en tiempos de pandemia

Artículos recientes

La alimentación sostenible en las comunidades urbanas y rurales, una alimentación equilibrada y protegiendo los recursos naturales

La industria pesquera debe optar por métodos que cuiden los ecosistemas del mar y favorezcan el uso a enorme escala, como la pesca artesanal de bajo impacto. Para ello, los gobiernos deben impulsar políticas que garanticen el derecho de estos pescadores y sus comunidades a cubrir sus pretensiones nutricionales básicas.

En el mercado hay muchos productos que abarcan todos los conjuntos alimentarios con la certificación de agricultura sostenible. Así, se tiene la posibilidad de conseguir desde verduras y frutas hasta bebidas no alcohólicas y alcohólicas, embutidos, carnes, quesos, leche y sus derivados o dulces y alimentos precocinados y congelados.

Lo recomendado en esta página de La alimentación sostenible en las comunidades urbanas y rurales tiene probada valía en el mercado tanto por sus características físicas como económicas.

La alimentación orgánica tiene el menor coste ambiental y sanitario posible

Los alimentos orgánicos no se pueden adquirir en todos lados, hay establecimientos especializados, pequeños proyectos y ferias locales que los venden. Para reconocerlos basta fijarse que tengan el sello específico de producto orgánico en sus etiquetas y el número de registro frente al Servicio oficial que los certifica como orgánicos. Para catalogarlos artículos como orgánicos, las certificadoras oficiales evalúan las materias primas y los procesos de producción, determinando si cumplen con la normativa vigente.

Los alimentos orgánicos, tanto naturales como mnipulados, son saludables, libres de tóxicos y su producción se realiza siempre con la preocupación de proteger la salud de los usuarios y el medio ambiente. No es novedad que la mayor parte de los productos que se venden en supermercados, almacenes, verdulerías y demás tiendas de alimentos son producidos bajo condiciones artificiales y con utilización de fertilizantes, pesticidas y otras sustancias que tienen la posibilidad de resultar perjudiciales para el medio ambiente y para la salud. Ante la necesidad de una opción saludable y sustentable, los artículos orgánicos cobran importancia a nivel mundial y están logrando poco a poco más adeptos.

Visita la página de alimentación organica para conocer los productos recomendados.

Los alimentos eco, origen y elaboración

La definición de alimento ecológico es realmente simple: son todos aquellos que se han producido de forma natural, eludiendo cualquier empleo de elementos químicos (pesticidas, fertilizantes…) que alteren el ecosistema y que mantienen el ciclo natural -sin ningún género de alteración genética- a lo largo del crecimiento. Los términos bio y orgánico se fundamentan en los mismos principios, y para muchos no dejan de ser prácticamente sinónimos. En este proceso hay que tener en cuenta tanto el método agrícola, como los productos usados o el modo perfecto de transporte usado para mover los alimentos entre la región de producción y el punto final de venta, siempre y en todo momento buscando una forma que respete las reglas y sea lo menos contaminante posible.

Estas son las especificaciones de los alimentos ecológicos: (1) Tienen mucho más gusto, no poseen aditivos, ni organismos procedentes de plaguicidas, ni hormonas, etcétera, los cuales influyen negativamente en su sabor ; (2) Mejora en los valores alimenticios, la utilización de químicos resta características a los alimentos; (3) Dismuyen el impacto negativo en el cambio climático, eludiendo malas prácticas que ponen en peligro todo el ecosistema; (4) Controla los restos al generar alimentos en menor escala que la agricultura intensiva; (5) Dismuyen el uso de plástico por el hecho de que la utilización de elementos sostenibles en los envases logra una disminución en la proporción de plástico usado ; (6) Impulsa el avance sostenible al promover ocupaciones en pos del cuidado del medioambiente.

Visita la página de alimentación eco para conocer los productos recomendados.

Alimentación bio o cómo cuidarse mejor

El consumo de artículos biológicos en nuestro país genera 1.500 millones de € y su consumo aumentó un 24,5% en un solo año, según una investigación del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente. Este país es la novena potencia mundial en producción bioológica y se ubica a la cabeza de Europa con mucho más de dos millones de hectáreas destinadas a la nutrición bio, pero además el tejido industrial biológico creció el año pasado un 13% hasta sobrepasar las 6.600 empresas. El resultado es que mucho más de 18 millones de hogares españoles compraron un producto biológico. O sea, la alimentación saludable manda. El incremento del consumo de alimentos bio en los últimos tiempos responde a la necesidad de cuidarnos. La meta es llevar una vida mucho más sana hacer ejercicio, mejorar nuestro tiempo y comer mejor porque ese eslogan de que somos lo que ingerimos no es un simple eslogan.

En un puesto del mercado de artículos ecológicos se encuentran con frecuencia hortalizas que no se encuentran en los supermercados: colirrábanos, patatas moradas, tupinambos, ensaladas silvestres… Estos alimentos enriquecen y alegran la dieta. La variedad no es por capricho ni por llamar la atención, sino más bien consecuencia de de qué forma se trabaja en una granja ecológica. En lugar de apostar todo a una carta (una planta que ocupe grandes extensiones) se cultiva una diversidad de especies y variedades para reducir el peligro de plagas desastrosas. A efectos prácticos, esto significa que los animales de granjas ecológicas están en semi independencia o independencia para eludir su estrés o que las verduras que llevamos a la mesa están cultivadas siguiendo los estándares tradicionales. Y eso se nota primero en el sabor y, después, en la salud por el hecho de que estos productos preservan todas sus características naturales íntegras. Sin olvidar que los artículos ecológicos, que llegaron primero como algo extravagante y exótico que solo estaban en tiendas especializadas y hoy están presentes en los supermercados, llevan tácitos un componente ético y respetuoso con el medio ambiente a la vez que fomentan la agricultura y la ganadería de proximidad.

La producción de producto de alimentación es responsable del treinta porciento de las emisiones de CO2 a la atmósfera (al transporte se le asigna la mitad). Este impacto se puede achicar, por el hecho de que unos alimentos provocan mucho más emisiones que otros. Además de esto, escoger productos ecológicos reduce el efecto en una tercera parte, pues las huertas bio emiten menos CO2 y fijan más en el suelo y en la vegetación. Los alimentos Bio: (1) Son Naturales 100 %, están exentos de artículos químicos de síntesis (pesticidas, fertilizantes o antibióticos) y de conservantes, colorantes u otros aditivos sintéticos; (2) Respetan el medioambiente por el hecho de que, al emplear medios de producción de siempre y naturales, reducen la polución de agua y aire, son mucho menos contaminantes, optiman los ciclos naturales, favorecen la biodiversidad y el ahorro de energia (3) Fomentan la economía sostenible, ya sea desde las tiendas de proximidad o desde las grandes superficies al abastecerse de agentes locales y rurales; (4) Tienen alta definición al están sujetos a estrictos controles de trazabilidad durante toda la cadena alimenticia regulado por la normativa comunitaria .; (y 5) Son sanos, al estar libres de restos químicos de síntesis y fundamentarse en una producción artesanal conservan sus características naturales: nutrientes, vitaminas, minerales y antioxidantes.

Visita la página de alimentación bio para conocer los productos recomendados.

La alimentación vegana, no a los productos de origen animal

Durante la historia, el vegetarianismo siempre ha tenido una función, ya sea por causas religiosas, políticas o sociales. El concepto de vegetarianismo y veganismo se remonta por lo menos 6000 años atrás con los primeros registros de las culturas hindúes, pero, aun en Europa, hace 2500 años, algunas escuelas griegas de filosofía ya rechazaron el consumo de carne, huevos y leche por causas éticas al tiempo que aseveraban que una nutrición de forma exclusiva vegetal es más saludable. No obstante , el término vegano no apareció hasta 1944 y se basa en el principio y el final de la palabra vegetariano (veg-etari-ano), lo cual refleja la idea de que el veganismo comienza desde el vegetarianismo y lo lleva a una conclusión lógica.

Aquellos que eligen probar en su cocina en lugar de comprar comidas preparadas sin elementos de procedencia animal cada vez encuentran mejores recetas en los libros de cocina y en los weblogs. Ya sea para los fanáticos de la cocina gourmet, los fanes de la comida rápida o los chefs a los que les agrada experimentar , la colorida pluralidad de la cocina a partir de vegetales tiene algo para todo el mundo , y, aunque las personas tengan temor con frecuencia por tener que abandonar sus comidas preferidas , muchos platos tradicionales tienen la posibilidad de ser veganos de forma fácil con escasos cambios. Así como apuntan varios libros de cocina vegana, una nutrición 100 % vegetal asegura puro exitación y satisfacción para las papilas gustativas.

Visita la página de alimentación vegana para conocer los productos recomendados.

En esta página hemos analizado La alimentación sostenible en las comunidades urbanas y rurales. La alimentación sostenible está experimentando un crecimiento constante y empieza a ponerse de moda junto con otros tipos de alimentación también consideradas en este sitio.