Nuestra selección

En esta entrada hemos elegido la mejor Investigación sobre la alimentación sostenible en las comunidades urbanas y rurales del mercado. Una alimentación sostenible es una nutrición equilibrada y diferente que además de esto protege los elementos naturales. Los alimentos sostenibles son aquellos que se procesan y cultivan bajo condiciones medioambientales correctas sin emplear productos fitosanitarios de origen químico, no se transportan a largas distancias y su fabricación o transformación se ha hecho economizando energía y sin usar aditivos perjudiciales para la salud.

Mejor opción

Entrena tu alimentación: Mitos y verdades sobre nutrición deportiva (Libro práctico)

Mejor relación calidad precio

Lo Que Dice La Ciencia Sobre Dietas, Alimentación Y Salud (Plataforma Actual)

Entrena tu alimentación: Mitos y verdades sobre nutrición deportiva (Libro práctico)

Entrena tu alimentación: Mitos y verdades sobre nutrición deportiva (Libro práctico)

Lo Que Dice La Ciencia Sobre Dietas, Alimentación Y Salud (Plataforma Actual)

Lo Que Dice La Ciencia Sobre Dietas, Alimentación Y Salud (Plataforma Actual)

Artículos recientes

Investigación sobre la alimentación sostenible en las comunidades urbanas y rurales, una alimentación equilibrada y protegiendo los recursos naturales

Las principales virtudes de esta agricultura sostenible en relación a los conceptos convencionales de la economía son las siguientes: (1) No utiliza artículos químicos para la remediación y/o prevención de patologías en las plantaciones; (2) Respeta las leyes de protección para el trato y gestión de los animales; (3) Los suelos, las plantas y los animales forman parte a la cadena de vida ecológica; (4) Está prohibida la aplicación de organismos de ingeniera genética; (5) Están prohibidos los saborizantes, los colorantes y los aromas artificiales, como por ejemplo los antibióticos como aditivo alimenticio y toda clase de substancias químicas que influyan en el crecimiento del animal. La agricultura ecológica es una forma de cultivo responsable con la capacidad de generar alimento bastante para toda la población minimizando los daños medioambientales. Esta actividad se puede compatibilizar con una ganadería más sostenible, donde los animales se críen de manera respetuosa y sin padecimiento. Aun de esta forma, para lograr la sostenibilidad alimentaria es esencial que reduzcamos la ingestión de carne y el desperdicio de alimentos.

En el mercado existen muchos artículos que engloban todos y cada uno de los grupos alimenticios con la certificación de agricultura sostenible. De esta forma, se tiene la posibilidad de localizar desde verduras y frutas hasta bebidas no alcohólicas y alcohólicas, embutidos, carnes, quesos, leche y sus derivados o dulces y alimentos precocinados y congelados. La agricultura ecológica es una producción agrícola sostenible porque protege el medioambiente y respeta las normas de protección a los animales. El primordial objetivo de la agricultura ecológica es generar alimentos que tengan un alto valor nutritivo y que sean saludables sin comprometer la aptitud de la naturaleza. Específicamente, esto quiere decir que tanto el agricultor ecológico como la elaboración ecológica del producto renuncian a varios medios tolerados y comercializados en los campos comúnes para el beneficio de la economía, como por servirnos de un ejemplo la utilización de pesticidas.

Lo recomendado en esta página de Investigación sobre la alimentación sostenible en las comunidades urbanas y rurales tiene probada valía en el mercado tanto por sus características físicas como económicas.

La alimentación orgánica tiene el menor coste ambiental y sanitario posible

Los alimentos orgánicos: (1) Son ecológica, social y económicamente sustentables; (2) Resultan más puros, sabrosos y aromatizados , recuperando la esencia de los alimentos; (3) Protegen la salud; (4) Procuran mejorar la calidad de vida de los productores y sus empleados, de acuerdo a principios de ética humana; (5) Preservan la biodiversidad, las variedades de semillas y las condiciones de cultivo para las generaciones futuras

El propósito de la producción ecológica tanto agricultora como ganadera es generar alimentos mediante técnicas que comprometen el menor costo ambiental y sanitario viable. Esto quiere decir que la producción rechaza el empleo de tóxicos, capacidad el uso de variedades locales respetando las estaciones, tiende a achicar la dependencia del petróleo y aboga por el equilibrio natural.

Visita la página de alimentación organica para conocer los productos recomendados.

Los alimentos eco, origen y elaboración

La definición de alimento ecológico es realmente simple: son todos aquellos que se han producido de forma natural, eludiendo cualquier empleo de elementos químicos (pesticidas, fertilizantes…) que alteren el sistema natural y que mantienen el ciclo natural -sin ningún género de perturbación genética- a lo largo del crecimiento. Los términos bio y orgánico se fundamentan en los mismos principios, y para muchos no dejan de ser prácticamente sinónimos. En este proceso hay que tener en consideración tanto el método agrícola, como los artículos utilizados o el modo perfecto de transporte empleado para trasladar los alimentos entre la zona de producción y el punto de venta, siempre intentando encontrar una manera que respete las reglas y sea lo menos contaminante viable.

La nutrición ecológica es aquella fundamentada en elementos que han sido cultivados o elaborados siguiendo un método de producción que integra numerosos elementos esenciales: el empleo de procedimientos y técnicas naturales, el respeto hacia los animales, la preservación del medio ambiente y la protección de la salud. De ahí el rechazo en la utilización de elementos químicos y organismos genéticamente editados o la limitación sobre la utilización de aditivos, el objetivo de fomentar el confort animal y garantizar la biodiversidad evitando la polución ambiental.

Visita la página de alimentación eco para conocer los productos recomendados.

Alimentación bio o cómo cuidarse mejor

La producción de producto de alimentación es responsable del 30% de las emisiones de CO2 a la atmósfera (al transporte se le asigna la mitad). Este efecto se puede reducir, porque unos alimentos causan más emisiones que otros. Además de esto, seleccionar artículos ecológicos disminuye el efecto en una tercera parte, porque las huertas bio emiten menos CO2 y fijan más en el suelo y en la vegetación.

En un puesto del mercado de productos ecológicos se encuentran con frecuencia hortalizas que no se encuentran en las tiendas: colirrábanos, patatas moradas, tupinambos, ensaladas silvestres… Estos alimentos enriquecen y alegran la dieta. La variedad no es por capricho ni por llamar la atención, sino consecuencia de de qué forma se trabaja en una granja ecológica. En vez de apostar todo a una carta (una planta que ocupe enormes extensiones) se cultiva una variedad de especies y variedades para reducir el peligro de plagas desastrosas.

Los alimentos biológicos son esos que surgen de la agricultura o la ganadería ecológica, es decir, los que se consiguen de una forma respetuosa con el medioambiente. En su generación se respetan los ciclos naturales de crecimiento y se tiene presente el bienestar de las especies. Pero además de esto, huye de los aditivos, los fertilizantes o los pesticidas y su producción se basa en métodos habituales optimizando al límite los elementos naturales.

Visita la página de alimentación bio para conocer los productos recomendados.

La alimentación vegana, no a los productos de origen animal

Los veganos evitan el consumo de carne animal, derivados de modelos animales y alimentos que contienen ingredientes de procedencia animal. Esto incluye: Pescado y otros animales marinos como todas las especies de peces, calamares, mejillones, cangrejos y langostas; Miel y otros artículos de las abejas; Carne roja y de ave que viene de animales como la vaca, el cerdo, el caballo, el pollo y el pavo; Lácteos como la leche, el queso, el youghourt y la mantequilla; Huevos como los huevos de gallina y el caviar; Ingredientes de procedencia animal como la gelatina, la lactosa, el suero de leche, la goma laca, el carmín y los ácidos grasos omega 3 derivados del pescado.

Para muchos, el veganismo no solo es cuestión de nutrición, sino que se aplica a todos y cada uno de los aspectos de la vida. Un estilo de vida vegano incluye, por servirnos de un ejemplo, eludir la ropa que tenga dentro productos de origen animal como el cuero, la lana o la piel, y productos cosméticos con artículos de procedencia animal como miel o lanolina o que hayan sido experimentados en animales. Afortunadamente, la variedad de ropa vegana y cosméticos sin artículos animales asimismo está creciendo y cada vez hay mayor disponibilidad. Los veganos también procuran evitar cualquier forma de explotación o crueldad animal para entretenerse como las visitas a los zoos o los circos.

Durante la historia, el vegetarianismo siempre y en todo momento ha tenido una función, así sea por razones religiosas, políticas o sociales. El término de vegetarianismo y veganismo se remonta al menos 6000 años atrás con los primeros registros de las etnias hindúes, pero, aun en Europa, hace 2500 años, ciertas academias griegas de filosofía ahora rechazaron el consumo de carne, huevos y leche por razones morales al paso que afirmaban que una nutrición exclusivamente vegetal es más saludable. No obstante , el término vegano no apareció hasta 1944 y se basa en el principio y el final de la palabra vegetariano (veg-etari-ano), lo cual refleja la idea de que el veganismo empieza a partir del vegetarianismo y lo transporta a una conclusión lógica.

Visita la página de alimentación vegana para conocer los productos recomendados.

En esta página hemos analizado Investigación sobre la alimentación sostenible en las comunidades urbanas y rurales. La alimentación sostenible está experimentando un crecimiento constante y empieza a ponerse de moda junto con otros tipos de alimentación también consideradas en este sitio.