Nuestra selección

En esta entrada hemos elegido la mejor Buena Alimentación vegana del mercado. Cada vez es mucho más evidente que el consumo de animales es la primordial causa de muchos de los inconvenientes mundiales. Puesto que la alimentación vegetal representa una solución concreta para resolver estas cuestiones, el estilo de vida y una alimentación sin artículos de origen animal están tomando impulso de forma rápida. Una dieta vegetal salva a los animales de una vida de sufrimiento, reduce la huella ecológica a nivel individual y contribuye a un planeta mucho más justo. Al mismo tiempo, llevar una nutrición a partir de vegetales también puede contribuir a una dieta más variada y saludable.

Mejor opción

Fast food saludable: Disfruta de la comida sin remordimientos

Mejor relación calidad precio

Deliciously Ella. Mi libro de cocina vegana (Salamandra fun&food)

En boca de todos

Vive vegano. Una guía sobre ética animal y alimentación vegetal (Cocina natural)

Dieta y cáncer: Qué puede y qué no puede hacer tu alimentación. Con la colaboración del pediatra Carlos González

Fast food saludable: Disfruta de la comida sin remordimientos

Fast food saludable: Disfruta de la comida sin remordimientos

Deliciously Ella. Mi libro de cocina vegana (Salamandra fun&food)

Deliciously Ella. Mi libro de cocina vegana (Salamandra fun&food)

En boca de todos

En boca de todos

Vive vegano. Una guía sobre ética animal y alimentación vegetal (Cocina natural)

Vive vegano. Una guía sobre ética animal y alimentación vegetal (Cocina natural)

Dieta y cáncer: Qué puede y qué no puede hacer tu alimentación. Con la colaboración del pediatra Carlos González

Dieta y cáncer: Qué puede y qué no puede hacer tu alimentación. Con la colaboración del pediatra Carlos González

Artículos recientes

Buena Alimentación vegana, no a los productos de origen animal

Los veganos evitan el consumo de carne animal, derivados de artículos animales y alimentos que contienen ingredientes de procedencia animal. Esto incluye: Pescado y otros animales marinos como todas las especies de peces, calamares, mejillones, cangrejos y langostas; Miel y otros artículos de las abejas; Carne roja y de ave que viene de animales como la vaca, el cerdo, el caballo, el pollo y el pavo; Lácteos como la leche, el queso, el youghourt y la mantequilla; Huevos como los huevos de gallina y el caviar; Elementos de origen animal como la gelatina, la lactosa, el suero de leche, la goma laca, el carmín y los ácidos grasos omega 3 derivados del pescado.

Para bastantes, el veganismo no solo es cuestión de alimentación, sino que se aplica a todos y cada uno de los aspectos de la vida. Un modo de vida vegano incluye, por servirnos de un ejemplo, eludir la ropa que contenga artículos de origen animal como el cuero, la lana o la piel, y productos cosméticos con productos de origen animal como miel o lanolina o que hayan sido probados en animales. Por suerte, la variedad de ropa vegana y productos cosméticos sin artículos animales también está creciendo y cada vez hay mayor disponibilidad. Los veganos también intentan evitar cualquier forma de explotación o crueldad animal para divertirse como las visitas a los zoos o los circos.

Esos que prefieren experimentar en su cocina en vez de comprar comidas preparadas sin ingredientes de origen animal cada vez encuentran mejores recetas en los libros de cocina y en los blogs. Ya sea para los fanáticos de la cocina gourmet, los entusiastas de la comida rápida o los chefs a los que les agrada probar , la colorida variedad de la cocina a partir de vegetales tiene algo para todo el mundo , y, si bien las personas tengan miedo de forma frecuente por tener que renunciar a sus comidas favoritas , muchos platos habituales pueden ser veganos de forma fácil con pocos cambios. Tal y como apuntan numerosos libros de cocina vegana, una nutrición cien % vegetal asegura puro placer y satisfacción para las papilas gustativas.

Lo recomendado en esta página de Buena Alimentación vegana tiene probada valía en el mercado tanto por sus características físicas como económicas.

Alimentación sostenible, una alimentación equilibrada y protegiendo los recursos naturales

Una nutrición sostenible es una alimentación equilibrada y diferente que además resguarda los elementos naturales. Los alimentos sostenibles son esos que se cultivan y procesan bajo condiciones medioambientales adecuadas sin emplear productos fitosanitarios de origen químico, no se llevan a largas distancias y su fabricación o transformación se hizo economizando energía y sin usar aditivos dañinos para la salud.

En el mercado hay muchos artículos que abarcan todos y cada uno de los conjuntos alimentarios con la certificación de agricultura sostenible. De esta manera, se tiene la posibilidad de encontrar desde verduras y frutas hasta bebidas no alcohólicas y alcohólicas, embutidos, carnes, quesos, leche y sus derivados o dulces y alimentos precocinados y congelados.

Visita la página de alimentación sostenible para conocer los productos recomendados.

La alimentación orgánica tiene el menor coste ambiental y sanitario posible

Los alimentos orgánicos: (1) Son ecológica, popular y económicamente sustentables; (2) Resultan mucho más puros, sabrosos y aromáticos , recobrando la esencia de los alimentos; (3) Resguardan la salud; (4) Procuran mejorar la calidad de vida de los empresarios y sus trabajadores, según principios de ética humana; (5) Conservan la biodiversidad, las variedades de semillas y las condiciones de cultivo para las próximas generaciones Los alimentos orgánicos no se pueden conseguir en todos lados, hay establecimientos especializados, pequeños proyectos y ferias locales que los venden. Para reconocerlos basta fijarse en que muestren el sello específico de producto orgánico en su etiquetado y el número de inscripción frente al Servicio oficial que los certifica como tales.

Los alimentos orgánicos, tanto naturales como elaborados, son saludables, libres de tóxicos y su generación se realiza siempre y en todo momento con la preocupación de proteger la salud de los consumidores y el medioambiente. Los alimentos orgánicos carecen de residuos de pesticidas y fertilizantes tóxicos, y su método de producción protege y respeta los recursos y ciclos de la naturaleza. Como es difícil generarlos porque necesitan entre otras muchas cosas del empleo de fertilizantes naturales, de cuidados de los suelos, los animales y la variedad biológica, de la conservación de elementos hídricos y de una cultura de respeto hacia el trabajo y los trabajadores, por ahora la oferta es reducida y el valor mucho más elevado.

Los alimentos logrados desde las técnicas orgánicas (frutas, verduras, lácteos, café, carne, etcétera) son de la mayor calidad al no ser contaminados por artículos químicos (pesticidas y fertilizantes) ni por transgénicos y no representan peligros para la salud. Para catalogarlos artículos como orgánicos, las certificadoras oficiales valoran las materias primas y los procesos de producción, evaluando si cumplen con la normativa.

Visita la página de alimentación organica para conocer los productos recomendados.

Los alimentos eco, origen y elaboración

¿Cómo se consiguen los víveres ecológicos? (1) Control para garantizar el origen: la característica primordial de la agricultura ecológica es que a lo largo de su proceso de producción y elaboración se limita la utilización de ingredientes que no sean de origen agrícola, según con las directivas de la Unión Europea; (2) No se permite el uso de componentes químicos y se observa la utilización de aditivos; (3) Desarrollo de técnicas naturales, aprovechar el saber que disponemos de los ecosistemas para ingresar en el cultivo insectos y animales que ayudan a supervisar las plagas.

La alimentación ecológica es aquella fundamentada en elementos que han sido cultivados o elaborados siguiendo un método de producción que integra varios elementos fundamentales: el empleo de procedimientos y técnicas naturales, el respeto hacia los animales, la preservación del medio ambiente y la protección de la salud. De ahí el rechazo en el uso de elementos químicos y organismos genéticamente editados o la restricción sobre el uso de aditivos, el objetivo de fomentar el confort animal y garantizar la biodiversidad evitando la contaminación ambiental.

La definición de alimento ecológico es realmente simple: son todos los que se han producido de manera natural, eludiendo cualquier empleo de componentes químicos (pesticidas, fertilizantes…) que alteren el sistema natural y que sostienen el período natural -sin ningún género de alteración genética- a lo largo del desarrollo. Los términos bio y orgánico se basan en los mismos principios, y para bastantes no dejan de ser prácticamente sinónimos. En este proceso hay que tomar en consideración tanto el método agrícola, como los artículos utilizados o el modo perfecto de transporte empleado para trasladar los alimentos entre la zona de producción y el punto de venta, siempre intentando encontrar una manera que respete las reglas y sea lo menos contaminante viable.

Visita la página de alimentación eco para conocer los productos recomendados.

Alimentación bio o cómo cuidarse mejor

La producción de alimentos es responsable del 30% de las emisiones de CO2 a la atmósfera (al transporte se le atribuye la mitad). Este efecto se puede achicar, pues unos alimentos provocan mucho más emisiones que otros. Además de esto, seleccionar productos ecológicos reduce el impacto en una tercera parte, por el hecho de que las huertas bio emiten menos CO2 y fijan mucho más en el suelo y en la vegetación. Los alimentos Bio: (1) Son Naturales 100 %, están exentos de artículos químicos de síntesis (pesticidas, fertilizantes o antibióticos) y de conservantes, colorantes u otros aditivos sintéticos; (2) Tienen respeto por el medioambiente porque, al emplear medios de producción tradicionales y naturales, reducen la contaminación de agua y aire, son muchísimo menos contaminantes, optiman los ciclos naturales, benefician la biodiversidad y el ahorro energético; (3) Promueven la economía sostenible, ya sea desde las tiendas de proximidad o desde las grandes superficies al abastecerse de agentes locales y rurales; (4) Tienen alta calidad al están sujetos a estrictos controles de trazabilidad a lo largo de toda la cadena alimentaria regulado por la normativa comunitaria .; (y 5) Son sanos, al estar libres de restos químicos de síntesis y fundamentarse en una producción artesanal conservan sus características naturales: nutrientes, vitaminas, minerales y antioxidantes.

El aumento del consumo de alimentos bio en los últimos años responde a la necesidad de cuidarnos. La meta es mantener una vida más saludable llevar a cabo ejercicio, optimizar nuestro tiempo y comer mejor porque ese eslogan de que somos lo que comemos no es un simple eslogan. Los alimentos biológicos son aquellos que provienen de la agricultura o la ganadería ecológica, o sea, los que se consiguen de una forma respetuosa con el medio ambiente. En su generación se respetan los ciclos naturales de crecimiento y se tiene en cuenta el bienestar de las especies. Pero además, huye de los aditivos, los fertilizantes o los pesticidas y su producción se basa en métodos habituales optimizando al máximo los elementos naturales.

El consumo de artículos biológicos en nuestro país mueve mil quinientos millones de euros y su consumo aumentó un 24,5% en solo un año, según una investigación del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente. Nuestro país es la novena potencia mundial en producción bioológica y se ubica a la cabeza de Europa con más de un par de millones de hectáreas destinadas a la nutrición bio, pero además el tejido industrial biológico creció el año pasado un 13% hasta sobrepasar las 6.600 empresas. El resultado es que más de 18 millones de hogares españoles compraron un producto biológico. Esto es, la alimentación saludable manda. A efectos prácticos, esto significa que los animales de granjas ecológicas están en semi independencia o libertad para eludir su estrés o que las verduras que llevamos a la mesa están cultivadas siguiendo los estándares tradicionales. Y eso se nota primero en el gusto y, después, en la salud porque estos productos preservan sus propiedades naturales íntegras. Sin olvidar que los productos ecológicos, que llegaron primero como algo extraño y exótico que solo estaban en tiendas muy concretas y hoy están presentes en los supermercados, llevan tácitos un ingrediente ético y respetuoso con el medioambiente al mismo tiempo que fomentan la agricultura y la ganadería de cercanía.

Visita la página de alimentación bio para conocer los productos recomendados.

En esta página hemos analizado Buena Alimentación vegana. El veganismo está experimentando un crecimiento constante y empieza a ponerse de moda junto con otros tipos de alimentación también consideradas en este sitio.