Nuestra selección

En esta entrada hemos elegido la mejor Alimentación y agricultura sostenible del mercado. Una alimentación sostenible es una alimentación balanceada y diferente que además resguarda los elementos naturales. Los alimentos sostenibles son esos que se procesan y cultivan bajo condiciones medioambientales correctas sin utilizar productos fitosanitarios de origen químico, no se transportan a largas distancias y su fabricación o transformación se ha realizado economizando energía y sin usar aditivos dañinos para la salud.

Mejor opción

Quién alimenta realmente al mundo: El fracaso de la agricultura industrial y la promesa de la a (ENSAYO)

  • ¿Quién alimenta realmente al mundo?: El fracaso de la agricultura industrial y la promesa de la a (ENSAYO)
  • Tapa blanda
  • Lengua: Espanol
  • Lengua: Inglés
Mejor relación calidad precio

Comida y libertad: Slow Food, historias de una gastronomía que está cambiando el mundo (Ecología)

Lo que hay que tragar: Minienciclopedia de política y alimentacion: Minienciclopedia de política y alimentación (El rojo y el negro)

Ser autosuficiente en casa: Una guía esencial para cultivar alimentos, criar pollos y crear una mini-granja para la autosuficiencia y el bienestar

Alimentos Bajo Sospecha: Recetas para una alimentación inteligente (Los panfletos del lince)

  • Alimentos Bajo Sospecha: Recetas Para Una Alimentación Inteligente (Los Panfletos Del Lince)
  • Tapa blanda
  • Español

Quién alimenta realmente al mundo: El fracaso de la agricultura industrial y la promesa de la a (ENSAYO)

Quién alimenta realmente al mundo: El fracaso de la agricultura industrial y la promesa de la a (ENSAYO)

Comida y libertad: Slow Food, historias de una gastronomía que está cambiando el mundo (Ecología)

Comida y libertad: Slow Food, historias de una gastronomía que está cambiando el mundo (Ecología)

Lo que hay que tragar: Minienciclopedia de política y alimentacion: Minienciclopedia de política y alimentación (El rojo y el negro)

Lo que hay que tragar: Minienciclopedia de política y alimentacion: Minienciclopedia de política y alimentación (El rojo y el negro)

Ser autosuficiente en casa: Una guía esencial para cultivar alimentos, criar pollos y crear una mini-granja para la autosuficiencia y el bienestar

Ser autosuficiente en casa: Una guía esencial para cultivar alimentos, criar pollos y crear una mini-granja para la autosuficiencia y el bienestar

Alimentos Bajo Sospecha: Recetas para una alimentación inteligente (Los panfletos del lince)

Alimentos Bajo Sospecha: Recetas para una alimentación inteligente (Los panfletos del lince)

Artículos recientes

Alimentación y agricultura sostenible, una alimentación equilibrada y protegiendo los recursos naturales

La agricultura ecológica es una forma de cultivo responsable capaz de generar alimento suficiente para toda la población minimizando los daños medioambientales. Esta actividad se puede compaginar con una ganadería mucho más sostenible, donde los animales se críen de forma respetuosa y sin sufrimiento. Aun de esta forma, para conseguir la sostenibilidad alimenticia es fundamental que reduzcamos la ingestión de carne y el desperdicio de alimentos. Las primordiales ventajas de esta agricultura sostenible respecto a los conceptos convencionales de la economía son estas: (1) No usa artículos químicos para la remediación y/o prevención de anomalías de la salud en las plantaciones; (2) Respeta la legislación de protección para el trato y manejo de los animales; (3) Los suelos, las plantas y los animales pertenecen a la cadena de vida ecológica; (4) Está totalmente prohibida la aplicación de organismos de ingeniera genética; (5) Están prohibidos los saborizantes, los colorantes y los aromas artificiales, como por poner un ejemplo los antibióticos como aditivo alimenticio y toda clase de sustancias químicas que influyan en el crecimiento del animal.

Una nutrición sostenible es una alimentación equilibrada y variada que además de esto resguarda los recursos naturales. Los alimentos sostenibles son esos que se cultivan y procesan bajo condiciones medioambientales correctas sin emplear artículos fitosanitarios de origen químico, no se transportan a grandes distancias y su fabricación o transformación se hizo economizando energía y sin emplear aditivos perjudiciales para la salud. Cada vez son más los países que, como Alemania, Brasil o Suecia, incluyen la sostenibilidad alimentaria en sus políticas alimenticias y guías educativas para el consumidor, tal y como recomienda la FAO. Estos son, según dicha institución, algunos de los beneficios de una dieta sostenible: Actúa contra el cambio climático; Protege los bosques; Mejora la salud y ayuda a la seguridad alimenticia; Favorece la supervivencia de especies conminadas; Preserva los recursos hídricos.

La industria pesquera debe optar por métodos que cuiden los ecosistemas marinos y favorezcan el empleo a enorme escala, como la pesca artesanal de bajo efecto. Para esto, los gobiernos tienen que impulsar políticas que garanticen el derecho de estos pescadores y sus comunidades a cubrir sus pretensiones alimenticias básicas. La agricultura ecológica es una producción agrícola sostenible por el hecho de que resguarda el medio ambiente y respeta las normas de protección a los animales. El principal propósito de la agricultura ecológica es producir alimentos que tengan un alto valor nutritivo y que sean saludables sin poner en una situación comprometedora la capacidad de la naturaleza. Específicamente, esto significa que el agricultor ecológico como la elaboración ecológica del producto renuncian a muchos medios tolerados y comercializados en los campos comúnes para el beneficio de la economía, como por poner un ejemplo la utilización de pesticidas.

Lo recomendado en esta página de Alimentación y agricultura sostenible tiene probada valía en el mercado tanto por sus características físicas como económicas.

La alimentación orgánica tiene el menor coste ambiental y sanitario posible

Para catalogarlos productos como orgánicos, las empresas de certificación oficiales valoran las materias primas y los procesos de producción, evaluando si cumplen con la normativa. El objetivo de la producción ecológica tanto agricultora como ganadera es generar alimentos mediante técnicas que comprometen el menor impacto ambiental y sanitario viable. Esto significa que la producción repudia el empleo de tóxicos, potencia el uso de variedades locales acatando las estaciones, tiende a reducir la dependencia del petróleo y aboga por el equilibrio natural.

Los alimentos obtenidos desde las técnicas orgánicas (frutas, verduras, lácteos, café, carne, etc.) son de máxima calidad al no estar contaminados por artículos químicos (pesticidas y fertilizantes) ni por transgénicos y no representan riesgos para la salud humana. Los alimentos orgánicos no se pueden conseguir en todos los lugares, hay establecimientos dedicados, pequeños proyectos y ferias comunitarias que los venden. Para reconocerlos basta fijarse en que tengan el sello especial de producto orgánico en su etiquetado y el número de inscripción ante el Servicio oficial que los certifica como orgánicos.

Visita la página de alimentación organica para conocer los productos recomendados.

Los alimentos eco, origen y elaboración

Se hicieron ciertos estudios de comparación entre alimentos comúnes y alimentos orgánicos que, si bien no muestran datos concluyentes en lo que se refiere a las diferencias en calidad de utilizar una nutrición ecológica o una común, más allá de la existencia de estas sustancias químicas en el producto final, sí indican, por ejemplo, que las manzanas y tomates orgánicos tienen mucho más sabor que sus equivalentes cultivados de forma usual. Además de esto, estos estudios detallan que los alimentos orgánicos duran más y sufren menos deterioro gracias a los métodos de producción.

Todavía hay una sucesión de consideraciones erróneas con respecto a los alimentos ecológicos, en parte debido a la multitud de términos que se refieren a distintos géneros de productos naturales, que tienen como principal característica sus procedimientos respetuosos con el medioambiente.

Estas son las especificaciones de los alimentos ecológicos: (1) Tienen mucho más gusto, no contienen aditivos, ni organismos que proceden de plaguicidas, ni hormonas, etcétera, los que influyen negativamente en su gusto ; (2) Optimización en los valores alimenticios, la utilización de químicos resta características a los alimentos; (3) Reducen el impacto negativo en el cambio climático, eludiendo malas prácticas que ponen en peligro todo el ecosistema; (4) Controla los residuos al producir alimentos en menor medida que la agricultura intensiva; (5) Dismuyen la utilización de plástico porque la utilización de elementos sostenibles en los envases consigue una disminución en la cantidad de plástico usado ; (6) Impulsa el desarrollo sostenible al fomentar actividades a favor del cuidado del medioambiente.

Visita la página de alimentación eco para conocer los productos recomendados.

Alimentación bio o cómo cuidarse mejor

La producción de alimentos es responsable del treinta porciento de las emisiones de Dioxido de Carbono a la atmósfera (al transporte se le atribuye la mitad). Este efecto se puede achicar, porque unos alimentos provocan más emisiones que otros. Además de esto, elegir productos ecológicos reduce el impacto en una tercera parte, porque las huertas bio emiten menos CO2 y fijan mucho más en el suelo y en la vegetación. En un puesto del mercado de productos ecológicos se encuentran de forma frecuente hortalizas que no se encuentran en las tiendas: colirrábanos, patatas moradas, tupinambos, ensaladas silvestres… Estos alimentos hacen más rica y alegran la dieta. La pluralidad no es por capricho ni por llamar la atención, sino más bien consecuencia de de qué manera se trabaja en una granja ecológica. En lugar de apostar todo a una sola carta (una planta que ocupe enormes extensiones) se cultiva una variedad de especies y variedades para reducir el peligro de plagas catastróficas.

Los alimentos Bio: (1) Son Naturales 100 %, están exentos de artículos químicos sintéticos (pesticidas, fertilizantes o antibióticos) y de conservantes, colorantes u otros aditivos sintéticos; (2) Respetan el medioambiente porque, al usar medios de producción tradicionales y naturales, dismuyen la contaminación de agua y aire, son mucho menos contaminantes, optiman los ciclos naturales, favorecen la biodiversidad y el ahorro energético; (3) Fomentan la economía sostenible, ya sea desde las tiendas de cercanía o desde las grandes superficies al abastecerse de agentes locales y rurales; (4) Tienen alta calidad al están sujetos a estrictos controles de trazabilidad durante toda la cadena alimentaria establecida por la normativa comunitaria .; (y 5) Son sanos, al estar libres de restos químicos de síntesis y fundamentarse en una producción artesanal conservan sus propiedades naturales: nutrientes, vitaminas, minerales y antioxidantes. A efectos prácticos, esto significa que los animales de granjas ecológicas están en semi libertad o independencia para evitar su estrés o que las verduras que llevamos a la mesa están cultivadas siguiendo los estándares habituales. Y eso se nota primero en el gusto y, después, en la salud porque estos productos conservan sus propiedades naturales íntegras. Sin olvidar que los productos ecológicos, que llegaron primero como algo extraño y exótico que solo se encontraban en tiendas especializadas y hoy están presentes en los supermercados, llevan implícitos un componente ético y respetuoso con el medio ambiente a la vez que promueven la agricultura y la ganadería de cercanía.

Visita la página de alimentación bio para conocer los productos recomendados.

La alimentación vegana, no a los productos de origen animal

Para bastantes, el veganismo no solo es cuestión de alimentación, sino se aplica a todos y cada uno de los puntos de la vida. Un modo de vida vegano incluye, por servirnos de un ejemplo, eludir la ropa que contenga artículos de origen animal como el cuero, la lana o la piel, y cosméticos con productos de procedencia animal como miel o lanolina o que hayan sido experimentados en animales. Por fortuna, la variedad de ropa vegana y cosméticos sin artículos animales también está creciendo y cada vez hay mayor disponibilidad. Los veganos también intentan eludir cualquier forma de explotación o crueldad animal para entretenerse como las visitas a los zoos o los circos.

Cada vez es más visible que el consumo de animales es la principal causa de varios de los problemas mundiales. Ya que la nutrición vegetal supone una solución específica para solucionar estas cuestiones, el modo de vida y una alimentación sin productos de procedencia animal están tomando impulso de manera rápida. Una dieta vegetal salva a los animales de una vida de padecimiento, disminuye la huella ecológica a nivel individual y ayuda a un planeta mucho más justo. Al mismo tiempo, llevar una alimentación a partir de vegetales asimismo puede contribuir a una dieta más variada y saludable.

Los veganos evitan el consumo de carne animal, derivados de modelos animales y alimentos que contienen ingredientes de origen animal. Esto incluye: Pescado y otros animales marinos como todas y cada una de las especies de peces, calamares, mejillones, cangrejos y langostas; Miel y otros productos de las abejas; Carne roja y de ave procedente de animales como la vaca, el cerdo, el caballo, el pollo y el pavo; Lácteos como la leche, el queso, el yogur y la mantequilla; Huevos como los huevos de gallina y el caviar; Ingredientes de procedencia animal como la gelatina, la lactosa, el suero de leche, la goma laca, el carmín y los ácidos grasos omega 3 derivados del pescado.

Visita la página de alimentación vegana para conocer los productos recomendados.

En esta página hemos analizado Alimentación y agricultura sostenible. La alimentación sostenible está experimentando un crecimiento constante y empieza a ponerse de moda junto con otros tipos de alimentación también consideradas en este sitio.