Nuestra selección

En esta entrada hemos elegido la mejor Alimentación sostenible y retos del sistema agroalimentario del mercado. Una alimentación sostenible es una nutrición equilibrada y variada que además de esto protege los recursos naturales. Los alimentos sostenibles son esos que se procesan y cultivan bajo condiciones medioambientales correctas sin usar productos fitosanitarios de origen químico, no se llevan a largas distancias y su fabricación o transformación se ha realizado economizando energía y sin utilizar aditivos perjudiciales para la salud.

Mejor opción

Alimentación sostenible y retos del sistema agroalimentario

Alimentación sostenible y retos del sistema agroalimentario

Alimentación sostenible y retos del sistema agroalimentario

Artículos recientes

Alimentación sostenible y retos del sistema agroalimentario, una alimentación equilibrada y protegiendo los recursos naturales

Las principales virtudes de esta agricultura sostenible respecto a los conceptos convencionales de la economía son estas: (1) No utiliza productos químicos para la remediación y/o prevención de enfermedades en las plantaciones; (2) Respeta la legislación de protección para el trato y gestión de los animales; (3) Los suelos, las plantas y los animales pertenecen a la cadena de vida ecológica; (4) Está totalmente prohibida la aplicación de organismos de ingeniera genética; (5) Están prohibidos los saborizantes, los colorantes y los aromas artificiales, como por ejemplo los antibióticos como aditivo alimenticio y toda clase de substancias químicas que influyan en el desarrollo del animal. La agricultura ecológica es una forma de cultivo responsable con la capacidad de generar alimento bastante para toda la población reduciendo los daños medioambientales. Esta actividad se puede compaginar con una ganadería más sostenible, donde los animales se críen de forma respetuosa y sin padecimiento. Aun de esta forma, para conseguir la sostenibilidad alimenticia es fundamental que reduzcamos la ingestión de carne y el desperdicio de alimentos.

En el mercado existen muchos productos que abarcan todos los conjuntos alimentarios con la certificación de agricultura sostenible. De este modo, se tiene la posibilidad de hallar desde verduras y frutas hasta bebidas no alcohólicas y alcohólicas, embutidos, carnes, quesos, leche y sus derivados o dulces y alimentos precocinados y congelados. Una nutrición sostenible es una nutrición equilibrada y diferente que además de esto protege los recursos naturales. Los alimentos sostenibles son esos que se cultivan y procesan bajo condiciones medioambientales correctas sin emplear artículos fitosanitarios de origen químico, no se llevan a largas distancias y su fabricación o transformación se hizo economizando energía y sin utilizar aditivos perjudiciales para la salud.

La industria pesquera debe decantarse por métodos que cuiden los ecosistemas del mar y favorezcan el uso a enorme escala, como la pesca artesanal de bajo efecto. Para esto, los gobiernos tienen que impulsar políticas que garanticen el derecho de estos pescadores y sus comunidades a cubrir sus necesidades alimenticias básicas. Cada vez son más los países que, como Alemania, Brasil o Suecia, tienen dentro la sostenibilidad alimentaria en sus políticas alimenticias y guías educativas para el consumidor, así como sugiere la FAO. Estos son, según esa institución, ciertos de los resultados positivos de una dieta sostenible: Actúa contra el cambio climático; Resguarda los bosques; Mejora la salud y contribuye a la seguridad alimenticia; Favorece la supervivencia de especies amenazadas; Preserva los recursos hídricos.

Lo recomendado en esta página de Alimentación sostenible y retos del sistema agroalimentario tiene probada valía en el mercado tanto por sus características físicas como económicas.

La alimentación orgánica tiene el menor coste ambiental y sanitario posible

La meta de la producción ecológica tanto agricultora como ganadera es generar alimentos mediante técnicas que implican el menor costo ambiental y sanitario viable. Esto quiere decir que la producción rechaza el empleo de tóxicos, capacidad el uso de variedades locales acatando las estaciones, tiende a reducir la dependencia del petróleo y aboga por la estabilidad natural. Los alimentos orgánicos carecen de restos de pesticidas y fertilizantes tóxicos, y su sistema de producción resguarda y respeta los recursos y ciclos de la naturaleza. Como es bien difícil generarlos por el hecho de que necesitan entre otras cosas del empleo de fertilizantes naturales, de cuidados de los suelos, los animales y la variedad biológica, de la conservación de recursos hídricos y de una cultura de respeto hacia el trabajo y los trabajadores, por el momento la oferta es poca y el precio más alto.

Los alimentos obtenidos desde las técnicas orgánicas (frutas, verduras, lácteos, café, carne, etc.) son de máxima calidad al no ser contaminados por productos químicos (pesticidas y fertilizantes) ni por transgénicos y no representan riesgos para la salud. Los alimentos orgánicos, tanto naturales como mnipulados, son saludables, libres de tóxicos y su generación se efectúa siempre con la preocupación de resguardar la salud de los usuarios y el medioambiente.

Visita la página de alimentación organica para conocer los productos recomendados.

Los alimentos eco, origen y elaboración

Se han hecho ciertos estudios comparativos entre alimentos convencionales y alimentos orgánicos que, si bien no muestran datos definitivos en cuanto a las diferencias en calidad de practicar una nutrición ecológica o una común, más allá de la existencia de estas substancias químicas en el resultado definitivo, sí indican, por servirnos de un ejemplo, que las manzanas y tomates orgánicos tienen mucho más sabor que sus equivalentes cultivados de forma convencional. Además, estos estudios detallan que los alimentos orgánicos duran más y padecen menos deterioro gracias a los métodos de producción.

La sociedad actual ha convertido su modelo de alimentación en un tema primordial, y esto sumado a una concienciación ascendente en relación a la sostenibilidad medioambiental transformó a los alimentos ecológicos y naturales en uno de los enormes protagonistas de la cocina moderna. Cada vez es más simple conseguir estos artículos en tu autoservicio o tienda de alimentación de confianza: las etiquetas bio o eco están presentes en un sinfín de alimentos de distinta procedencia y conceden un plus en la percepción de calidad de los consumidores.

¿Cómo se obtienen los víveres ecológicos? (1) Control para asegurar el origen: la característica primordial de la agricultura ecológica es que a lo largo de su desarrollo de producción y elaboración se limita la utilización de elementos que no sean de origen agrícola, según con las directrices de la Unión Europea; (2) No se permite el uso de elementos químicos y se observa la utilización de aditivos; (3) Desarrollo de técnicas naturales, aprovechar el conocimiento que poseemos de los ecosistemas para introducir en el cultivo insectos y animales que ayudan a supervisar las plagas.

Visita la página de alimentación eco para conocer los productos recomendados.

Alimentación bio o cómo cuidarse mejor

La alimentación bio es más ricas en nutrientes: Mucho más vitamina C. Un estudio financiado por la Unión Europea entre 2004 y 2009 midió hasta un 90% más de vitamina C en frutas y hortalizas. En España, un equipo comandado por Lola Raigón, ingeniera agrónoma y catedrática de Edafología y Química Agrícola, halló en las verduras biológicas una mayor concentración nutritiva: veinticinco porciento más de potasio en lechugas, catorce porciento más de calcio en tallos de hinojo, dieciséis porciento mucho más de hierro en judías, veinte porciento de más de vitamina C en el zumo de naranja y diez % mucho más en el pimiento verde. Estas cantidades se explican por las diferencias en los fertilizantes utilizados, la composición del suelo y la cosecha no prematura.

El aumento del consumo de alimentos bio en los últimos tiempos responde a la necesidad de cuidarnos. El propósito es mantener una vida mucho más saludable hacer ejercicio, optimizar nuestro tiempo y comer mejor pues esa máxima de que somos lo que comemos no es un simple eslogan.

A efectos prácticos, esto quiere decir que los animales de granjas ecológicas están en semi libertad o libertad para evitar su estrés o que las verduras que llevamos a la mesa están cultivadas siguiendo los estándares habituales. Y eso se aprecia primero en el sabor y, después, en la salud porque estos productos conservan sus características naturales intactas. Sin olvidar que los productos ecológicos, que llegaron primero como algo extravagante y exótico que solo estaban en tiendas especializadas y el día de hoy están presentes en los autoservicios, llevan tácitos un componente ético y respetuoso con el medio ambiente al mismo tiempo que fomentan la agricultura y la ganadería de proximidad.

Visita la página de alimentación bio para conocer los productos recomendados.

La alimentación vegana, no a los productos de origen animal

A lo largo de la historia, el vegetarianismo siempre y en todo momento ha tenido una función, ya sea por razones religiosas, políticas o sociales. El concepto de vegetarianismo y veganismo se remonta por lo menos 6000 años atrás con los primeros registros de las etnias hindúes, pero, incluso en Europa, hace 2500 años, algunas academias griegas de filosofía ya rechazaron el consumo de carne, huevos y leche por causas morales al tiempo que aseveraban que una alimentación de forma exclusiva vegetal es mucho más saludable. Sin embargo , el término vegano no apareció hasta 1944 y se basa en el principio y el desenlace de la palabra vegetariano (veg-etari-ano), lo que refleja la idea de que el veganismo empieza a partir del vegetarianismo y lo transporta a una conclusión lógica.

Poco a poco más consumidores se cuestionan el consumo de productos de procedencia animal. Esto también se ve reflejado en la creciente demanda de las elecciones vegetales. La leche vegetal, por poner un ejemplo, se ha consumido en diferentes culturas durante siglos, pero su popularidad se ha disparado en la última década. Además, las elecciones no atroces como las salchichas o las hamburguesas vegetales mejoran constantemente y es casi irrealizable distinguirlas de las originales.

Visita la página de alimentación vegana para conocer los productos recomendados.

En esta página hemos analizado Alimentación sostenible y retos del sistema agroalimentario. La alimentación sostenible está experimentando un crecimiento constante y empieza a ponerse de moda junto con otros tipos de alimentación también consideradas en este sitio.