Nuestra selección

En esta entrada hemos elegido la mejor Alimentación sostenible planeta del mercado. Una alimentación sostenible es una alimentación balanceada y variada que además de esto resguarda los recursos naturales. Los alimentos sostenibles son aquellos que se procesan y cultivan bajo condiciones medioambientales correctas sin utilizar artículos fitosanitarios de origen químico, no se llevan a grandes distancias y su fabricación o transformación se ha hecho economizando energía y sin emplear aditivos perjudiciales para la salud.

Mejor opción

Alimentación sostenible. Comprar, cocinar y comer para preservar el planeta

Mejor relación calidad precio

Tu dieta puede salvar el planeta: Por una alimentación sana y sostenible (Divulgación)

Lunes sin carne: Consejos y recetas para cuidar de tu alimentación y del planeta

Más vegetales, menos animales: Una alimentación más saludable y sostenible (Clave)

Ayuda al planeta comiendo: la guía sobre alimentación sostenible e industria alimentaria

Alimentación sostenible. Comprar, cocinar y comer para preservar el planeta

Alimentación sostenible. Comprar, cocinar y comer para preservar el planeta

Tu dieta puede salvar el planeta: Por una alimentación sana y sostenible (Divulgación)

Tu dieta puede salvar el planeta: Por una alimentación sana y sostenible (Divulgación)

Lunes sin carne: Consejos y recetas para cuidar de tu alimentación y del planeta

Lunes sin carne: Consejos y recetas para cuidar de tu alimentación y del planeta

Más vegetales, menos animales: Una alimentación más saludable y sostenible (Clave)

Más vegetales, menos animales: Una alimentación más saludable y sostenible (Clave)

Ayuda al planeta comiendo: la guía sobre alimentación sostenible e industria alimentaria

Ayuda al planeta comiendo: la guía sobre alimentación sostenible e industria alimentaria

Artículos recientes

Alimentación sostenible planeta, una alimentación equilibrada y protegiendo los recursos naturales

La industria pesquera debe decantarse por métodos que protejan los ecosistemas del mar y favorezcan el empleo a gran escala, como la pesca artesanal de bajo impacto. Para ello, los gobiernos tienen que impulsar políticas que aseguren el derecho de estos pescadores y sus comunidades a contemplar sus pretensiones nutricionales básicas.

Cada vez son mucho más los países que, como Alemania, Brasil o Suecia, tienen dentro la sostenibilidad alimentaria en sus políticas alimenticias y guías educativas para el consumidor, tal y como recomienda la FAO. Estos son, según esa institución, ciertos de los beneficios de una dieta sostenible: Actúa contra el cambio climático; Resguarda los bosques; Optimiza la salud y ayuda a la seguridad alimentaria; Favorece la supervivencia de especies amenazadas; Preserva los recursos hídricos.

La agricultura ecológica es una producción agrícola sostenible pues resguarda el medio ambiente y respeta las reglas de protección a los animales. El principal propósito de la agricultura ecológica es producir alimentos que tengan un prominente valor nutritivo y que sean saludables sin comprometer la capacidad de la naturaleza. En concreto, esto significa que el agricultor ecológico como la elaboración ecológica del producto renuncian a varios medios permitidos y comercializados en los sectores convencionales para el beneficio de la economía, como por ejemplo la utilización de pesticidas.

Lo recomendado en esta página de Alimentación sostenible planeta tiene probada valía en el mercado tanto por sus características físicas como económicas.

La alimentación orgánica tiene el menor coste ambiental y sanitario posible

Para catalogarlos productos como orgánicos, las empresas de certificación oficiales evalúan las materias primas y los procesos de producción, determinando si cumplen con la normativa.

Los alimentos obtenidos desde las técnicas orgánicas (frutas, verduras, lácteos, café, carne, etcétera) son de la mayor calidad al no ser contaminados por artículos químicos (pesticidas y fertilizantes) ni por elementos transgénicos y no representan peligros para la salud.

La meta de la producción ecológica tanto agricultora como ganadera es generar alimentos a través de técnicas que implican el menor costo ambiental y sanitario posible. Esto quiere decir que la producción repudia el empleo de tóxicos, potencia la utilización de variedades locales respetando las estaciones, tiende a reducir la dependencia del petróleo y aboga por la estabilidad natural.

Visita la página de alimentación organica para conocer los productos recomendados.

Los alimentos eco, origen y elaboración

Estas son las peculiaridades de los alimentos ecológicos: (1) Tienen mucho más gusto, no contienen aditivos, ni organismos procedentes de plaguicidas, ni hormonas, etc., los que influyen de manera negativa en su sabor ; (2) Optimización en los valores alimenticios, el uso de químicos resta propiedades a los alimentos; (3) Reducen el efecto negativo en el cambio climático, evitando malas prácticas que ponen en riesgo todo el ecosistema; (4) Controla los restos al generar alimentos en menor medida que la agricultura intensiva; (5) Reducen el uso de plástico pues la utilización de elementos sostenibles en los envases consigue una disminución en la cantidad de plástico empleado ; (6) Impulsa el avance sostenible al fomentar ocupaciones en pos del precaución del medioambiente.

¿Cómo se obtienen los víveres ecológicos? (1) Control para asegurar el origen: la característica fundamental de la agricultura ecológica es que a lo largo de su proceso de producción y elaboración se restringe la utilización de elementos que no sean de origen agrícola, de acuerdo con las directivas de la Unión Europea; (2) No se deja la utilización de componentes químicos y se observa la utilización de aditivos; (3) Avance de técnicas naturales, aprovechar el conocimiento que disponemos de los ecosistemas para introducir en el cultivo insectos y animales que asisten a supervisar las plagas.

La definición de alimento ecológico es realmente simple: son todos los que se han producido de forma natural, eludiendo cualquier uso de componentes químicos (pesticidas, fertilizantes…) que alteren el sistema natural y que sostienen el ciclo natural -sin ningún género de alteración genética- a lo largo del desarrollo. Los términos bio y orgánico se basan en exactamente los mismos principios, y para muchos no dejan de ser prácticamente sinónimos. En este proceso hay que tener en consideración tanto el método agrícola, como los artículos usados o el modo perfecto de transporte usado para trasladar los alimentos entre la región de producción y el punto final de venta, siempre y en todo momento buscando una manera que respete las normas y sea lo menos contaminante posible.

Visita la página de alimentación eco para conocer los productos recomendados.

Alimentación bio o cómo cuidarse mejor

A efectos prácticos, esto quiere decir que los animales de granjas ecológicas están en semi independencia o libertad para eludir su agobio o que las verduras que llevamos a la mesa están cultivadas siguiendo los estándares habituales. Y eso se nota primero en el gusto y, después, en la salud por el hecho de que estos artículos preservan todas sus propiedades naturales intactas. Sin olvidar que los productos ecológicos, que llegaron primero como algo extravagante y exótico que solo estaban en tiendas muy concretas y hoy están presentes en los supermercados, llevan implícitos un ingrediente ético y respetuoso con el medioambiente a la vez que fomentan la agricultura y la ganadería de proximidad.

El consumo de productos biológicos en nuestro país mueve mil quinientos millones de euros y su consumo aumentó un 24,5% en solo un año, según una investigación del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente. Nuestro país es el noveno mundial en producción bioológica y se ubica a la cabeza europea con más de dos millones de hectáreas dedicadas a la nutrición bio, pero además de esto el tejido industrial biológico elevó el año pasado un 13% hasta superar las 6.600 empresas. El resultado es que mucho más de 18 millones de hogares españoles compraron un producto biológico. Esto es, la alimentación sana manda.

En un puesto del mercado de artículos ecológicos hay con frecuencia hortalizas que no se encuentran en los supermercados: colirrábanos, patatas moradas, tupinambos, ensaladas silvestres… Estos alimentos enriquecen y alegran la dieta. La variedad no es por capricho ni por llamar la atención, sino más bien consecuencia de de qué forma se trabaja en una granja ecológica. En lugar de apostar todo a una sola carta (una planta que ocupe grandes extensiones) se cultiva una variedad de especies y variedades para reducir el peligro de plagas catastróficas.

Visita la página de alimentación bio para conocer los productos recomendados.

La alimentación vegana, no a los productos de origen animal

Los veganos evitan el consumo de carne animal, derivados de artículos animales y alimentos que poseen ingredientes de origen animal. Esto incluye: Pescado y otros animales marinos como todas y cada una de las especies de peces, calamares, mejillones, cangrejos y langostas; Miel y otros productos de las abejas; Carne roja y de ave que viene de animales como la vaca, el cerdo, el caballo, el pollo y el pavo; Lácteos como la leche, el queso, el yogur y la mantequilla; Huevos como los huevos de gallina y el caviar; Ingredientes de procedencia animal como la gelatina, la lactosa, el suero de leche, la goma laca, el carmín y los ácidos grasos omega 3 derivados del pescado. A lo largo de la historia, el vegetarianismo siempre y en todo momento ha tenido una función, ya sea por razones religiosas, políticas o sociales. El término de vegetarianismo y veganismo se remonta por lo menos 6000 años atrás con los primeros registros de las etnias hindúes, pero, aun en Europa, hace 2500 años, algunas academias griegas de filosofía ya rechazaron el consumo de carne, huevos y leche por causas éticas al paso que aseveraban que una nutrición de forma exclusiva vegetal es mucho más saludable. No obstante , el término vegano no apareció hasta 1944 y se apoya en el principio y el final de la palabra vegetariano (veg-etari-ano), lo cual refleja la iniciativa de que el veganismo empieza a partir del vegetarianismo y lo transporta a una conclusión lógica.

Una dieta sin productos de procedencia animal es increíblemente polivalente. La transición hacia una alimentación más vegetal abre un campo de novedosas y emocionantes opciones culinarias. Los artículos de procedencia animal se tienen la posibilidad de reemplazar de manera fácil con frutas y verduras, legumbres, granos integrales y cereales, frutos secos y semillas y las opciones veganas a la carne como el tofu, las hamburguesas veganas, el escalope y las salchichas se pueden hallar en multitud de versiones fabricadas , por poner un ejemplo , con soja, seitán y altramuz. También hay opciones veganas para la leche, el yogur y el queso. Estas se desarrollan comunmente con soja, frutos secos y cereales. Para bastantes, el veganismo no solo es cuestión de alimentación, sino que se aplica a todos y cada uno de los aspectos de la vida. Un modo de vida vegano incluye, por servirnos de un ejemplo, evitar la ropa que tenga dentro productos de procedencia animal como el cuero, la lana o la piel, y productos cosméticos con productos de procedencia animal como miel o lanolina o que hayan sido probados en animales. Por suerte, la pluralidad de ropa vegana y cosméticos sin artículos animales asimismo está subiendo y cada vez hay mayor disponibilidad. Los veganos también procuran evitar cualquier forma de explotación o crueldad animal para entretenerse como las visitas a los zoos o los circos.

Con independencia del estilo de nutrición, ya sea vegetariano, vegano o no, una aceptable planificación es fundamental para evitar las deficiencias alimenticias. Una alimentación vegana perfecta se garantiza al llevar una dieta balanceada y diferente sin perder de vista los nutrientes fundamentales. Asimismo, los nutricionistas aconsejan hacerse un análisis de sangre cada uno o dos años. Cada vez es mucho más visible que el consumo de animales es la principal causa de varios de los inconvenientes mundiales. Ya que la nutrición vegetal representa una solución concreta para solucionar estas cuestiones, el modo de vida y una alimentación sin artículos de procedencia animal están tomando impulso velozmente. Una dieta vegetal salva a los animales de una vida de padecimiento, reduce la huella ecológica a nivel individual y contribuye a un planeta mucho más justo. Al mismo tiempo, llevar una nutrición a base de vegetales también puede ayudar a una dieta más variada y saludable.

Visita la página de alimentación vegana para conocer los productos recomendados.

En esta página hemos analizado Alimentación sostenible planeta. La alimentación sostenible está experimentando un crecimiento constante y empieza a ponerse de moda junto con otros tipos de alimentación también consideradas en este sitio.