Nuestra selección

En esta entrada hemos elegido la mejor Alimentación sostenible en las comunidades urbanas y rurales documental del mercado. Una alimentación sostenible es una alimentación balanceada y diferente que además protege los recursos naturales. Los alimentos sostenibles son aquellos que se procesan y cultivan bajo condiciones medioambientales correctas sin usar productos fitosanitarios de origen químico, no se transportan a largas distancias y su fabricación o transformación se ha hecho economizando energía y sin usar aditivos dañinos para la salud.

Mejor opción

Alimentación vegetariana en la infancia: Las respuestas definitivas a todas tus veggie-dudas (Clave)

Mejor relación calidad precio

Armario sostenible: Aprende a comprar de manera consciente e inteligente (Zenith Green)

Centros educativos. Transformación digital y organizaciones sostenibles: Aprender y enseñar en tiempos de pandemia

Alimentación vegetariana en la infancia: Las respuestas definitivas a todas tus veggie-dudas (Clave)

Alimentación vegetariana en la infancia: Las respuestas definitivas a todas tus veggie-dudas (Clave)

Armario sostenible: Aprende a comprar de manera consciente e inteligente (Zenith Green)

Armario sostenible: Aprende a comprar de manera consciente e inteligente (Zenith Green)

Centros educativos. Transformación digital y organizaciones sostenibles: Aprender y enseñar en tiempos de pandemia

Centros educativos. Transformación digital y organizaciones sostenibles: Aprender y enseñar en tiempos de pandemia

Artículos recientes

Alimentación sostenible en las comunidades urbanas y rurales documental, una alimentación equilibrada y protegiendo los recursos naturales

La agricultura ecológica es una producción agrícola sostenible pues protege el medio ambiente y respeta las normas de protección a los animales. El primordial propósito de la agricultura ecológica es generar alimentos que tengan un alto valor nutritivo y que sean saludables sin poner en una situación comprometedora la aptitud de la naturaleza. En concreto, esto significa que el agricultor ecológico como la elaboración ecológica del producto renuncian a varios medios permitidos y comercializados en los campos convencionales para el beneficio de la economía, como por ejemplo la utilización de pesticidas.

Una nutrición sostenible es una nutrición balanceada y variada que además resguarda los recursos naturales. Los alimentos sostenibles son aquellos que se cultivan y procesan bajo condiciones medioambientales adecuadas sin usar artículos fitosanitarios de origen químico, no se llevan a largas distancias y su fabricación o transformación se ha realizado economizando energía y sin usar aditivos dañinos para la salud.

Cada vez son más los países que, como Alemania, Brasil o Suecia, tienen dentro la sostenibilidad alimentaria en sus políticas alimenticias y guías educativas para el cliente, así como recomienda la FAO. Estos son, según dicha institución, algunos de los resultados positivos de una dieta sostenible: Actúa contra el cambio climático; Resguarda los bosques; Optimiza la salud y ayuda a la seguridad alimenticia; Favorece la supervivencia de especies amenazadas; Conserva los elementos hídricos.

Lo recomendado en esta página de Alimentación sostenible en las comunidades urbanas y rurales documental tiene probada valía en el mercado tanto por sus características físicas como económicas.

La alimentación orgánica tiene el menor coste ambiental y sanitario posible

Los alimentos conseguidos a partir de las técnicas orgánicas (frutas, verduras, lácteos, café, carne, etcétera) son de máxima calidad al no ser contaminados por productos químicos (pesticidas y fertilizantes) ni por elementos transgénicos y no representan riesgos para la salud. Los alimentos orgánicos: (1) Son ecológica, social y a nivel económico sustentables; (2) Resultan más puros, sabrosos y aromáticos , recobrando la esencia de los alimentos; (3) Protegen la salud; (4) Intentan acrecentar la calidad de vida de los empresarios y sus empleados, según principios de ética humana; (5) Preservan la biodiversidad, la diversidad de semillas y las condiciones de cultivo para las próximas generaciones

La meta de la producción ecológica tanto agricultora como ganadera es producir alimentos mediante técnicas que implican el menor impacto ambiental y sanitario posible. Esto significa que la producción repudia el empleo de tóxicos, capacidad la utilización de variedades locales respetando las estaciones, tiende a reducir la dependencia del petróleo y aboga por el equilibrio natural. Los alimentos orgánicos carecen de residuos de pesticidas y fertilizantes tóxicos, y su método de producción resguarda y respeta los elementos y ciclos de la naturaleza. Como es bien difícil generarlos pues necesitan entre otras muchas cosas del empleo de fertilizantes naturales, de cuidados de los suelos, los animales y la diversidad biológica, de la conservación de elementos hídricos y de una cultura de respeto hacia el trabajo y los trabajadores, por el momento la oferta es poca y el valor mucho más elevado.

Los alimentos orgánicos, tanto naturales como mnipulados, son saludables, con ausencia de tóxicos y su generación se efectúa siempre con la preocupación de proteger la salud de los usuarios y el medioambiente. Para catalogarlos artículos como orgánicos, las empresas de certificación oficiales valoran las materias primas y los procesos de producción, evaluando si cumplen con la normativa.

Visita la página de alimentación organica para conocer los productos recomendados.

Los alimentos eco, origen y elaboración

Las prácticas de la alimentación ecológica tienen consecuencias positivas en el medioambiente, ya que se siente una notable mejora en las condiciones del suelo y el agua, así como una disminución en la polución generada durante el desarrollo. Los alimentos ecológicos en España contienen especificaciones en la etiqueta, mientras que cumplan con todas y cada una de las normas demandadas por la Unión Europea, donde se encuentran todas las especificaciones del producto y de la materia prima con la que se ha elaborado antes. La sociedad actual ha convertido su modelo de nutrición en un tema primordial, y esto sumado a una concienciación ascendente en relación a la sostenibilidad medioambiental transformó a los alimentos ecológicos y naturales en uno de los enormes personajes principales de la cocina moderna. Cada vez es más simple hallar estos productos en tu autoservicio o tienda de alimentación de confianza: las etiquetas bio o eco están presentes en cantidad de alimentos de distinta procedencia y conceden un añadido en la percepción de calidad de los consumidores.

La alimentación ecológica es aquella fundamentada en elementos que han sido cultivados o elaborados siguiendo un procedimiento de producción que integra varios elementos esenciales: el empleo de métodos y técnicas naturales, el respeto hacia los animales, la preservación del medioambiente y la protección de la salud. De ahí el rechazo en la utilización de componentes químicos y organismos genéticamente editados o la limitación sobre el uso de aditivos, el objetivo de fomentar el bienestar animal y garantizar la biodiversidad evitando la contaminación ambiental. La definición de alimento ecológico es muy sencilla: son todos aquellos que se han producido de forma natural, evitando cualquier uso de componentes químicos (pesticidas, fertilizantes…) que alteren el ecosistema y que sostienen el período natural -sin ningún tipo de alteración genética- durante el crecimiento. Los términos bio y orgánico se fundamentan en los mismos principios, y para bastantes no dejan de ser prácticamente sinónimos. En este desarrollo hay que tener en cuenta tanto el procedimiento agrícola, como los artículos usados o el modo perfecto de transporte empleado para trasladar los alimentos entre la zona de producción y el punto final de venta, siempre y en todo momento intentando encontrar una forma que respete las normas y sea lo menos contaminante posible.

Se hicieron algunos estudios de comparación entre alimentos convencionales y alimentos orgánicos que, aunque no muestran datos concluyentes en lo que se refiere a las diferencias en calidad de utilizar una alimentación ecológica o una común, más allá de la existencia de estas substancias químicas en el resultado definitivo, sí indican, por ejemplo, que las manzanas y tomates orgánicos tienen mucho más gusto que sus correspondientes cultivados de manera convencional. Además, estos estudios muestran que los alimentos orgánicos duran mucho más y padecen menos deterioro gracias a los métodos de producción. Todavía existen una sucesión de apreciaciones equivocadas con respecto a los alimentos ecológicos, en parte gracias a la multitud de términos que hacen referencia a distintos géneros de artículos naturales, que tienen como principal característica sus métodos respetuosos con el medioambiente.

Visita la página de alimentación eco para conocer los productos recomendados.

Alimentación bio o cómo cuidarse mejor

En un puesto del mercado de artículos ecológicos se encuentran de forma frecuente hortalizas que no se encuentran en los supermercados: colirrábanos, patatas moradas, tupinambos, ensaladas silvestres… Estos alimentos hacen más rica y alegran la dieta. La variedad no es por capricho ni por llamar la atención, sino más bien consecuencia de cómo se trabaja en una granja ecológica. En lugar de apostar todo a una carta (una planta que ocupe enormes extensiones) se cultiva una variedad de especies y variedades para reducir el riesgo de plagas desastrosas. La producción de producto de alimentación es responsable del 30% de las emisiones de Dioxido de Carbono a la atmósfera (al transporte se le atribuye la mitad). Este efecto se puede reducir, pues unos alimentos causan más emisiones que otros. Además de esto, escoger artículos ecológicos disminuye el efecto en una tercera parte, pues las huertas bio emiten menos CO2 y fijan más en el suelo y en la vegetación.

Los alimentos Bio: (1) Son Naturales cien %, están exentos de productos químicos de síntesis (pesticidas, fertilizantes o antibióticos) y de conservantes, colorantes u otros aditivos sintéticos; (2) Respetan el medioambiente por el hecho de que, al utilizar medios de producción de siempre y naturales, reducen la contaminación de agua y aire, son muchísimo menos contaminantes, optimizan los ciclos naturales, favorecen la biodiversidad y el ahorro energético; (3) Fomentan la economía sostenible, ya sea desde las tiendas de cercanía o desde las grandes superficies al abastecerse de empresas e individuos locales y rurales; (4) Tienen alta calidad al están sujetos a rigurosos controles de trazabilidad durante toda la cadena alimenticia regulado por la normativa social .; (y 5) Son sanos, al estar libres de residuos químicos de síntesis y basarse en una producción artesanal preservan sus características naturales: nutrientes, vitaminas, minerales y antioxidantes. El consumo de artículos biológicos en nuestro país genera 1.500 millones de euros y su consumo creció un 24,5% en un solo año, según un estudio del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente. Nuestro país es la novena potencia mundial en producción bioológica y se sitúa a la cabeza de Europa con más de un par de millones de hectáreas dedicadas a la nutrición bio, pero además el tejido industrial biológico creció el año pasado un 13% hasta sobrepasar las 6.600 empresas. El resultado es que mucho más de 18 millones de hogares españoles adquirieron un producto biológico. Es decir, la alimentación sana manda.

Visita la página de alimentación bio para conocer los productos recomendados.

La alimentación vegana, no a los productos de origen animal

El consumo alto de artículos animales se encuentra dentro de las primordiales causas de las enfermedades más comunes relacionadas con el estilo de vida como la obesidad, la diabetes y las enfermedades cardiovasculares. Una alimentación vegetal variada y balanceada puede ayudar a achicar el riesgo de desarrollar estas patologías. En un informe sobre estas cuestiones, la Academia de Nutrición y Dietética afirma que una alimentación vegana bien planificada (así como vegetariana) es apropiada en cualquier etapa de la vida, ya sea durante el embarazo, la infancia, la niñez y la adolescencia. Para muchos, el veganismo no solo es cuestión de alimentación, sino que se aplica a todos y cada uno de los aspectos de la vida. Un estilo de vida vegano incluye, por ejemplo, evitar la ropa que contenga productos de procedencia animal como el cuero, la lana o la piel, y productos cosméticos con productos de origen animal como miel o lanolina o que hayan sido probados en animales. A dios gracias, la variedad de ropa vegana y cosméticos sin artículos animales también está creciendo y cada vez hay mayor disponibilidad. Los veganos también procuran eludir cualquier forma de explotación o crueldad animal para divertirse como las visitas a los zoos o los circos.

Independientemente del estilo de nutrición, así sea vegetariano, vegano o no, una aceptable planificación es esencial para eludir las deficiencias nutricionales. Una nutrición vegana óptima se garantiza al llevar una dieta equilibrada y diferente sin perder de vista los nutrientes escenciales. Asimismo, los nutricionistas aconsejan hacerse un análisis de sangre cada uno o dos años. Poco a poco más usuarios se cuestionan el consumo de productos de origen animal. Esto también se ve reflejado en la creciente demanda de las elecciones vegetales. La leche vegetal, por ejemplo, se ha consumido en distintas culturas durante siglos, pero su popularidad se ha disparado en la última década. Además, las elecciones no crueles como las salchichas o las hamburguesas vegetales mejoran constantemente y es casi imposible distinguirlas de las originales.

Esos que prefieren probar en su cocina en lugar de comprar comidas preparadas sin elementos de procedencia animal cada vez encuentran mejores recetas en los libros de cocina y en los weblogs. Así sea para los amantes de la cocina gourmet, los entusiastas de la comida rápida o los chefs a los que les agrada experimentar , la colorida pluralidad de la cocina a partir de vegetales tiene algo para todo el mundo , y, si bien la gente tengan temor a menudo por tener que renunciar a sus comidas favoritas , muchos platos tradicionales tienen la posibilidad de ser veganos de manera fácil con escasos cambios. Tal y como apuntan varios libros de cocina vegana, una nutrición 100 % vegetal promete puro exitación y satisfacción para las papilas gustativas. Para vivir una vida cien % vegetal, uno no debe mudar de la noche a la mañana , solo iniciar. Los cambios graduales en la nutrición han de ser lo más fáciles posible. Prueba algunas recetas fáciles y mira por qué poco a poco más personas en todo el mundo quieren llevar una vida fundamentada en productos de origen vegetal. Únete al movimiento mundial plant-based y benefíciate de las numerosas ventajas de una dieta saludable, clemente y respetuosa con el clima.

Visita la página de alimentación vegana para conocer los productos recomendados.

En esta página hemos analizado Alimentación sostenible en las comunidades urbanas y rurales documental. La alimentación sostenible está experimentando un crecimiento constante y empieza a ponerse de moda junto con otros tipos de alimentación también consideradas en este sitio.