Nuestra selección

En esta entrada hemos elegido la mejor Alimentación sostenible en las comunidades urbanas rurales del mercado. Una alimentación sostenible es una nutrición equilibrada y diferente que además de esto protege los recursos naturales. Los alimentos sostenibles son esos que se procesan y cultivan bajo condiciones medioambientales correctas sin usar artículos fitosanitarios de origen químico, no se llevan a largas distancias y su fabricación o transformación se ha hecho economizando energía y sin emplear aditivos dañinos para la salud.

Mejor opción

Alimentación vegetariana en la infancia: Las respuestas definitivas a todas tus veggie-dudas (Clave)

Mejor relación calidad precio

Armario sostenible: Aprende a comprar de manera consciente e inteligente (Zenith Green)

Centros educativos. Transformación digital y organizaciones sostenibles: Aprender y enseñar en tiempos de pandemia

Alimentación vegetariana en la infancia: Las respuestas definitivas a todas tus veggie-dudas (Clave)

Alimentación vegetariana en la infancia: Las respuestas definitivas a todas tus veggie-dudas (Clave)

Armario sostenible: Aprende a comprar de manera consciente e inteligente (Zenith Green)

Armario sostenible: Aprende a comprar de manera consciente e inteligente (Zenith Green)

Centros educativos. Transformación digital y organizaciones sostenibles: Aprender y enseñar en tiempos de pandemia

Centros educativos. Transformación digital y organizaciones sostenibles: Aprender y enseñar en tiempos de pandemia

Artículos recientes

Alimentación sostenible en las comunidades urbanas rurales, una alimentación equilibrada y protegiendo los recursos naturales

Cada vez son más los países que, como Alemania, Brasil o Suecia, tienen dentro la sostenibilidad alimentaria en sus políticas alimenticias y guías educativas para el cliente, tal y como recomienda la FAO. Estos son, según dicha institución, algunos de los resultados positivos de una dieta sostenible: Actúa contra el cambio climático; Resguarda los bosques; Mejora la salud y contribuye a la seguridad alimentaria; Favorece la supervivencia de especies amenazadas; Conserva los elementos hídricos.

En el mercado hay muchos productos que engloban todos y cada uno de los conjuntos alimenticios con la certificación de agricultura sostenible. De esta forma, se pueden conseguir desde verduras y frutas hasta bebidas no alcohólicas y alcohólicas, embutidos, carnes, quesos, leche y sus derivados o dulces y alimentos precocinados y congelados.

Una nutrición sostenible es una alimentación balanceada y diferente que además de esto resguarda los elementos naturales. Los alimentos sostenibles son aquellos que se cultivan y procesan bajo condiciones medioambientales correctas sin emplear artículos fitosanitarios de origen químico, no se transportan a largas distancias y su fabricación o transformación se ha realizado economizando energía y sin utilizar aditivos perjudiciales para la salud.

Lo recomendado en esta página de Alimentación sostenible en las comunidades urbanas rurales tiene probada valía en el mercado tanto por sus características físicas como económicas.

La alimentación orgánica tiene el menor coste ambiental y sanitario posible

Los alimentos orgánicos no se pueden adquirir en todos los lugares, hay comercios dedicados, pequeños proyectos y ferias locales que los venden. Para poderlos reconocer basta fijarse que muestren el sello especial de producto orgánico en sus etiquetas y el número de inscripción frente al Servicio oficial que los certifica como orgánicos.

Los alimentos conseguidos a partir de las técnicas orgánicas (frutas, verduras, lácteos, café, carne, etc.) son de máxima calidad al no estar contaminados por artículos químicos (pesticidas y fertilizantes) ni por elementos transgénicos y no representan riesgos para la salud humana.

Visita la página de alimentación organica para conocer los productos recomendados.

Los alimentos eco, origen y elaboración

La sociedad actual ha convertido su modelo de nutrición en un tema principal, y esto sumado a una concienciación ascendente en relación a la sostenibilidad medioambiental transformó a los alimentos ecológicos y naturales en uno de los enormes personajes principales de la cocina moderna. Cada vez es más simple conseguir estos productos en tu supermercado o tienda de alimentación de confianza: las etiquetas bio o eco están presentes en cantidad de alimentos de diferente procedencia y conceden un plus en la percepción de calidad de los consumidores.

Se hicieron ciertos estudios de comparación entre alimentos comúnes y alimentos orgánicos que, si bien no detallan datos concluyentes en cuanto a las diferencias en calidad de utilizar una nutrición ecológica o una común, más allá de la existencia de estas sustancias químicas en el resultado definitivo, sí indican, por ejemplo, que las manzanas y tomates orgánicos tienen mucho más gusto que sus correspondientes cultivados de forma usual. Además de esto, estos estudios muestran que los alimentos orgánicos duran más y padecen menos deterioro gracias a los métodos de producción.

Las prácticas de la alimentación ecológica tienen repercusiones positivas en el medioambiente, ya que se percibe una notable optimización en las condiciones del suelo y el agua, tal como una disminución en la polución generada a lo largo del desarrollo. Los alimentos ecológicos en España poseen especificaciones en la etiqueta, mientras que cumplan con todas y cada una de las reglas exigidas por la UE, donde se encuentran todas las características del producto y de la materia prima con la que se ha elaborado antes.

Visita la página de alimentación eco para conocer los productos recomendados.

Alimentación bio o cómo cuidarse mejor

La alimentación biológica es más ricas en nutrientes: Mucho más vitamina C. Una investigación financiado por la Unión Europea entre 2004 y 2009 midió hasta un noventa porciento mucho más de vitamina C en frutas y hortalizas. En España, un equipo comandado por Lola Raigón, ingeniera agrónoma y catedrática de Edafología y Química Agrícola, halló en las verduras biológicas una mayor concentración nutritiva: veinticinco porciento mucho más de potasio en lechugas, 14% más de calcio en tallos de hinojo, dieciséis porciento más de hierro en judías, veinte porciento de sobra de vitamina C en el jugo de naranja y 10 % más en el pimiento verde. Estas cifras se obtienen por las diferencias en los fertilizantes utilizados, la composición del suelo y la cosecha no prematura.

Los alimentos bio son aquellos que provienen de la agricultura o la ganadería ecológica, o sea, los que se obtienen de una manera respetuosa con el medioambiente. En su producción se respetan los ciclos naturales de crecimiento y se tiene presente el confort de las especies. Pero además de esto, huye de los aditivos, los fertilizantes o los pesticidas y su producción se basa en métodos tradicionales mejorando al máximo los recursos naturales.

El consumo de productos biológicos en España mueve 1.500 millones de euros y su consumo aumentó un 24,5% en solo un año, según un estudio del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente. Este país es el noveno mundial en producción bioológica y se sitúa a la cabeza europea con más de dos millones de hectáreas dedicadas a la alimentación bio, pero además el tejido industrial biológico creció el año pasado un 13% hasta superar las 6.600 compañías. El resultado es que más de 18 millones de hogares españoles compraron un producto biológico. Esto es, la alimentación sana manda.

Visita la página de alimentación bio para conocer los productos recomendados.

La alimentación vegana, no a los productos de origen animal

Cada vez más consumidores se cuestionan el consumo de artículos de procedencia animal. Esto asimismo se ve reflejado en la creciente demanda de las elecciones vegetales. La leche vegetal, por poner un ejemplo, se ha consumido en distintas etnias desde hace tiempo, pero su popularidad se ha disparado en la última década. Además, las elecciones no crueles como las salchichas o las hamburguesas vegetales mejoran constantemente y es prácticamente imposible distinguirlas de las originales.

Una dieta sin artículos de procedencia animal es increíblemente polivalente. La transición hacia una nutrición mucho más vegetal abre un campo de nuevas y emocionantes posibilidades culinarias. Los productos de procedencia animal se pueden substituir de manera fácil con frutas y verduras, legumbres, granos integrales y cereales, frutos secos y semillas y las opciones veganas a la carne como el tofu, las hamburguesas veganas, el escalope y las salchichas se tienen la posibilidad de conseguir en multitud de versiones hechas , por poner un ejemplo , con soja, seitán y altramuz. Asimismo hay opciones veganas para la leche, el yogur y el queso. Estas se desarrollan normalmente con soja, frutos secos y cereales.

Visita la página de alimentación vegana para conocer los productos recomendados.

En esta página hemos analizado Alimentación sostenible en las comunidades urbanas rurales. La alimentación sostenible está experimentando un crecimiento constante y empieza a ponerse de moda junto con otros tipos de alimentación también consideradas en este sitio.