Nuestra selección

En esta entrada hemos elegido la mejor Alimentación sostenible de la comunidad rural del mercado. Una alimentación sostenible es una nutrición equilibrada y variada que además de esto resguarda los recursos naturales. Los alimentos sostenibles son aquellos que se procesan y cultivan bajo condiciones medioambientales adecuadas sin utilizar productos fitosanitarios de origen químico, no se llevan a largas distancias y su fabricación o transformación se ha hecho economizando energía y sin usar aditivos perjudiciales para la salud.

Mejor opción

La restauración en acción contra la desertificación: Manual de restauración a gran escala para apoyar la resiliencia de las comunidades rurales de la Gran Muralla Verde de África

La restauración en acción contra la desertificación: Manual de restauración a gran escala para apoyar la resiliencia de las comunidades rurales de la Gran Muralla Verde de África

La restauración en acción contra la desertificación: Manual de restauración a gran escala para apoyar la resiliencia de las comunidades rurales de la Gran Muralla Verde de África

Artículos recientes

Alimentación sostenible de la comunidad rural, una alimentación equilibrada y protegiendo los recursos naturales

Cada vez son más los países que, como Alemania, Brasil o Suecia, tienen dentro la sostenibilidad alimentaria en sus políticas alimenticias y guías educativas para el cliente, tal y como recomienda la FAO. Estos son, según esa institución, algunos de los resultados positivos de una dieta sostenible: Actúa contra el cambio climático; Protege los bosques; Optimiza la salud y contribuye a la seguridad alimentaria; Estimula la supervivencia de especies amenazadas; Conserva los elementos hídricos. La agricultura ecológica es una manera de cultivo responsable con la capacidad de producir alimento bastante para toda la población minimizando los daños medioambientales. Esta actividad se puede compatibilizar con una ganadería más sostenible, donde los animales se críen de forma respetuosa y sin padecimiento. Aun de esta manera, para lograr la sostenibilidad alimenticia es fundamental que reduzcamos el consumo de carne y el desperdicio de alimentos.

La agricultura ecológica es una producción agrícola sostenible porque resguarda el medioambiente y respeta las normas de protección a los animales. El principal propósito de la agricultura ecológica es generar alimentos que tengan un prominente valor nutritivo y que sean saludables sin comprometer la capacidad de la naturaleza. Específicamente, esto quiere decir que el agricultor ecológico como la elaboración ecológica del producto renuncian a varios medios permitidos y comercializados en los ámbitos comúnes para el beneficio de la economía, como por poner un ejemplo la utilización de pesticidas. Las principales ventajas de esta agricultura sostenible respecto a los conceptos comúnes de la economía son estas: (1) No emplea productos químicos para la remediación y/o prevención de anomalías de la salud en las plantaciones; (2) Respeta la legislación de protección para el trato y gestión de los animales; (3) Los suelos, las plantas y los animales pertenecen a la cadena de vida ecológica; (4) Está prohibida la aplicación de organismos de ingeniera genética; (5) Están prohibidos los saborizantes, los colorantes y los aromas artificiales, como por ejemplo los antibióticos como aditivo alimenticio y toda clase de substancias químicas que influyan en el desarrollo del animal.

La industria pesquera debe optar por métodos que cuiden los ecosistemas del mar y favorezcan el uso a enorme escala, como la pesca artesanal de bajo efecto. Para ello, los gobiernos tienen que impulsar políticas que aseguren el derecho de estos pescadores y sus comunidades a contemplar sus necesidades nutricionales básicas. En el mercado existen muchos productos que engloban todos y cada uno de los grupos alimenticios con la certificación de agricultura sostenible. De este modo, se pueden conseguir desde verduras y frutas hasta bebidas no alcohólicas y alcohólicas, embutidos, carnes, quesos, leche y sus derivados o dulces y alimentos precocinados y congelados.

Lo recomendado en esta página de Alimentación sostenible de la comunidad rural tiene probada valía en el mercado tanto por sus características físicas como económicas.

La alimentación orgánica tiene el menor coste ambiental y sanitario posible

Los alimentos orgánicos carecen de restos de pesticidas y fertilizantes tóxicos, y su método de producción protege y respeta los recursos y ciclos de la naturaleza. Como es difícil producirlos porque requieren entre otras cosas del uso de fertilizantes naturales, de cuidados de los suelos, los animales y la variedad biológica, de la conservación de elementos hídricos y de una cultura de respeto hacia el trabajo y los trabajadores, por ahora la oferta es reducida y el precio más alto.

Para catalogarlos productos como orgánicos, las empresas de certificación oficiales valoran las materias primas y los procesos de producción, evaluando si cumplen con la normativa.

Los alimentos orgánicos no se pueden adquirir en todos lados, hay establecimientos dedicados, pequeños proyectos y ferias comunitarias que los venden. Para poderlos reconocer basta fijarse que tengan el sello específico de producto orgánico en sus etiquetas y el número de registro frente al Servicio oficial que los certifica como tales.

Visita la página de alimentación organica para conocer los productos recomendados.

Los alimentos eco, origen y elaboración

¿De qué forma se consiguen los víveres ecológicos? (1) Control para asegurar el origen: la característica fundamental de la agricultura ecológica es que a lo largo de su desarrollo de producción y elaboración se restringe la utilización de ingredientes que no sean de origen agrícola, según con las directrices de la Unión Europea; (2) No se permite la utilización de elementos químicos y se observa la utilización de aditivos; (3) Avance de técnicas naturales, explotar el saber que tenemos de los ecosistemas para introducir en el cultivo insectos y animales que asisten a controlar las plagas.

Estas son las características de los alimentos ecológicos: (1) Tienen más sabor, no poseen aditivos, ni organismos que proceden de plaguicidas, ni hormonas, etc., los que influyen de manera negativa en su gusto ; (2) Mejora en los valores alimenticios, la utilización de químicos resta propiedades a los alimentos; (3) Reducen el efecto negativo en el cambio climático, eludiendo malas prácticas que ponen en riesgo todo el ecosistema; (4) Controla los restos al producir alimentos en menor medida que la agricultura intensiva; (5) Dismuyen la utilización de plástico pues la utilización de elementos sostenibles en los envases consigue una disminución en la cantidad de plástico empleado ; (6) Impulsa el avance sostenible al promover ocupaciones en pos del precaución del medioambiente.

La alimentación ecológica es aquella fundamentada en ingredientes que han sido cultivados o elaborados siguiendo un método de producción que integra varios elementos fundamentales: el empleo de métodos y técnicas naturales, el respeto hacia los animales, la conservación del medioambiente y la protección de la salud. De ahí el rechazo en la utilización de elementos químicos y organismos genéticamente editados o la restricción sobre el uso de aditivos, el objetivo de promover el confort animal y garantizar la biodiversidad evitando la contaminación ambiental.

Visita la página de alimentación eco para conocer los productos recomendados.

Alimentación bio o cómo cuidarse mejor

El aumento del consumo de alimentos bio en los últimos años responde a la necesidad de cuidarnos. El objetivo es mantener una vida mucho más saludable hacer ejercicio, optimizar nuestro tiempo y comer mejor por el hecho de que esa máxima de que somos lo que comemos no es un simple eslogan. La producción de alimentos es responsable del treinta porciento de las emisiones de Dioxido de Carbono a la atmósfera (al transporte se le atribuye la mitad). Este efecto se puede achicar, pues unos alimentos causan mucho más emisiones que otros. Además de esto, elegir artículos ecológicos reduce el efecto en una tercera parte, pues las huertas bio emiten menos CO2 y fijan más en el suelo y en la vegetación.

A efectos prácticos, esto quiere decir que los animales de huertas ecológicas están en semi independencia o libertad para eludir su estrés o que las verduras que llevamos a la mesa están cultivadas siguiendo los estándares habituales. Y eso se aprecia primero en el gusto y, después, en la salud por el hecho de que estos artículos conservan todas sus propiedades naturales intactas. Sin olvidar que los artículos ecológicos, que llegaron primero como algo extravagante y exótico que solo estaban en tiendas especializadas y el día de hoy están presentes en los autoservicios, llevan implícitos un componente ético y respetuoso con el medioambiente al mismo tiempo que fomentan la agricultura y la ganadería de proximidad. El consumo de artículos biológicos en España mueve mil quinientos millones de euros y su consumo creció un 24,5% en solo un año, según una investigación del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente. Nuestro país es el noveno mundial en producción bioológica y se ubica a la cabeza de Europa con mucho más de un par de millones de hectáreas dedicadas a la alimentación bio, pero además de esto el tejido industrial biológico elevó el año pasado un 13% hasta superar las 6.600 empresas. El resultado es que mucho más de 18 millones de hogares españoles adquirieron un producto biológico. Es decir, la alimentación sana manda.

Visita la página de alimentación bio para conocer los productos recomendados.

La alimentación vegana, no a los productos de origen animal

Para muchos, el veganismo no solo es cuestión de alimentación, sino que se aplica a todos y cada uno de los aspectos de la vida. Un estilo de vida vegano incluye, por servirnos de un ejemplo, evitar la ropa que tenga dentro artículos de procedencia animal como el cuero, la lana o la piel, y cosméticos con artículos de origen animal como miel o lanolina o que hayan sido experimentados en animales. Afortunadamente, la variedad de ropa vegana y productos cosméticos sin productos animales también está subiendo y cada vez hay mayor disponibilidad. Los veganos asimismo procuran evitar cualquier forma de explotación o crueldad animal para entretenerse como las visitas a los zoos o los circos.

Una dieta sin productos de procedencia animal es extremadamente versátil. La transición hacia una alimentación más vegetal abre un mundo de nuevas y emocionantes posibilidades de cocina. Los productos de origen animal se tienen la posibilidad de reemplazar de forma fácil con frutas y verduras, legumbres, granos integrales y cereales, frutos secos y semillas y las opciones veganas a la carne como el tofu, las hamburguesas veganas, el escalope y las salchichas se tienen la posibilidad de conseguir en multitud de versiones fabricadas , por servirnos de un ejemplo , con soja, seitán y altramuz. También hay opciones veganas para la leche, el youghourt y el queso. Estas se elaboran comunmente con soja, frutos secos y cereales.

El consumo alto de artículos animales se encuentra dentro de las principales causas de las enfermedades más frecuentes relacionadas con el modo de vida como la obesidad, la diabetes y las enfermedades cardiovasculares. Una alimentación vegetal variada y equilibrada puede contribuir a achicar el peligro de desarrollar estas enfermedades. En un informe sobre estas cuestiones, la Academia de Nutrición y Dietética afirma que una nutrición vegana bien planificada (también la vegetariana) es correcta en cualquier etapa de la vida, así sea a lo largo del embarazo, la niñez, la niñez y la adolescencia.

Visita la página de alimentación vegana para conocer los productos recomendados.

En esta página hemos analizado Alimentación sostenible de la comunidad rural. La alimentación sostenible está experimentando un crecimiento constante y empieza a ponerse de moda junto con otros tipos de alimentación también consideradas en este sitio.