Nuestra selección

En esta entrada hemos elegido la mejor Alimentación medicinal bioenergética del mercado. Los alimentos bio son los que surgen de la ganadería o la agricultura ecológica, es decir, los que se obtienen de una manera totalmente respetuosa con el medioambiente. En su producción se respetan los ciclos naturales de desarrollo y se considera el confort de las especies. Pero además, huye de los aditivos, los pesticidas o los fertilizantes y su producción se apoya en métodos tradicionales mejorando al máximo los recursos naturales.

Mejor opción

Alimentación prebiótica: Para una microbiota intestinal sana

Mejor relación calidad precio

La Alimentación Natural Y Energética (Montse Bradford)

Alimentación prebiótica: Para una microbiota intestinal sana

Alimentación prebiótica: Para una microbiota intestinal sana

La Alimentación Natural Y Energética (Montse Bradford)

La Alimentación Natural Y Energética (Montse Bradford)

Artículos recientes

Alimentación medicinal bioenergética. Cuidarse con alimentos bio

Los alimentos Bio: (1) Son Naturales cien %, están exentos de productos químicos de síntesis (pesticidas, fertilizantes o antibióticos) y de conservantes, colorantes u otros aditivos sintéticos; (2) Tienen respeto por el medioambiente porque, al emplear medios de producción tradicionales y naturales, dismuyen la polución de agua y aire, son mucho menos contaminantes, optimizan los ciclos naturales, benefician la biodiversidad y el ahorro de energia (3) Promueven la economía sostenible, ya sea desde las tiendas de cercanía o desde las grandes superficies al proveerse de agentes locales y rurales; (4) Tienen alta calidad al están sujetos a rigurosos controles de trazabilidad durante toda la cadena alimentaria regulado por la normativa social .; (y 5) Son sanos, al estar libres de restos químicos de síntesis y basarse en una producción artesanal preservan sus propiedades naturales: nutrientes, vitaminas, minerales y antioxidantes. El consumo de productos biológicos en nuestro país mueve mil quinientos millones de euros y su consumo aumentó un 24,5% en un solo año, según una investigación del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente. Nuestro país es el noveno mundial en producción bioológica y se sitúa a la cabeza de Europa con mucho más de un par de millones de hectáreas destinadas a la alimentación bio, pero además el tejido industrial biológico elevó el año pasado un 13% hasta sobrepasar las 6.600 empresas. El resultado es que más de 18 millones de hogares españoles compraron un producto biológico. Es decir, la alimentación saludable manda.

La producción de alimentos es responsable del 30% de las emisiones de CO2 a la atmósfera (al transporte se le asigna la mitad). Este impacto se puede achicar, pues unos alimentos provocan más emisiones que otros. Además, escoger productos ecológicos disminuye el efecto en una tercera parte, por el hecho de que las granjas bio emiten menos CO2 y fijan mucho más en el suelo y en la vegetación. A efectos prácticos, esto quiere decir que los animales de huertas ecológicas están en semi libertad o independencia para eludir su estrés o que las verduras que llevamos a la mesa están cultivadas siguiendo los estándares tradicionales. Y eso se nota primero en el gusto y, después, en la salud pues estos productos preservan sus propiedades naturales íntegras. Sin olvidar que los productos ecológicos, que llegaron primero como algo extraño y exótico que solo estaban en tiendas especializadas y hoy están presentes en los autoservicios, llevan implícitos un componente ético y respetuoso con el medio ambiente a la vez que fomentan la agricultura y la ganadería de cercanía.

En un puesto del mercado de productos ecológicos se encuentran de manera frecuente hortalizas que no se ven en las tiendas: colirrábanos, patatas moradas, tupinambos, ensaladas silvestres… Estos alimentos hacen más rica y alegran la dieta. La pluralidad no es por capricho ni por llamar la atención, sino consecuencia de de qué forma se trabaja en una granja ecológica. En vez de apostarlo todo a una sola carta (una planta que ocupe grandes extensiones) se cultiva una diversidad de especies y variedades para achicar el peligro de plagas desastrosas. La alimentación biológica es más ricas en nutrientes: Más vitamina C. Un estudio financiado por la Unión Europea entre 2004 y 2009 midió hasta un noventa porciento mucho más de vitamina C en frutas y hortalizas. En España, un equipo comandado por Lola Raigón, ingeniera agrónoma y catedrática de Edafología y Química Agrícola, halló en las verduras bio una mayor concentración nutritiva: 25% más de potasio en lechugas, catorce porciento más de calcio en los tallos de hinojo, 16% mucho más de hierro en judías, 20% de sobra de vitamina C en el zumo de naranja y diez % más en el pimiento verde. Estas cifras se explican por las diferencias en los fertilizantes utilizados, la composición del suelo y la cosecha no prematura.

Lo recomendado en esta página de Alimentación medicinal bioenergética tiene probada valía en el mercado tanto por sus características físicas como económicas.

Los alimentos eco, origen y elaboración

Todavía existen una sucesión de apreciaciones equivocadas con respecto a los alimentos ecológicos, en parte debido a la multitud de términos que hacen referencia a diferentes géneros de productos naturales, que tienen como primordial característica sus procedimientos respetuosos con el medioambiente.

¿De qué forma se obtienen los víveres ecológicos? (1) Control para garantizar el origen: la característica fundamental de la agricultura ecológica es que durante su desarrollo de producción y elaboración se restringe la utilización de elementos que no sean de origen agrícola, según con las directrices de la Unión Europea; (2) No se deja el uso de componentes químicos y se observa la utilización de aditivos; (3) Avance de técnicas naturales, explotar el conocimiento que poseemos de los ecosistemas para introducir en el cultivo insectos y animales que ayudan a supervisar las plagas.

La definición de alimento ecológico es muy sencilla: son todos aquellos que se han producido de forma natural, evitando cualquier empleo de elementos químicos (pesticidas, fertilizantes…) que alteren el sistema natural y que sostienen el ciclo natural -sin ningún género de perturbación genética- durante el crecimiento. Los términos bio y orgánico se basan en los mismos principios, y para muchos no dejan de ser prácticamente sinónimos. En este desarrollo hay que tomar en consideración tanto el procedimiento agrícola, como los artículos empleados o el modo perfecto de transporte usado para mover los alimentos entre la zona de producción y el punto de venta, siempre buscando una forma que respete las normas y sea lo menos contaminante viable.

Visita la página de alimentación ecológica para conocer los productos recomendados.

La alimentación orgánica, con el menor coste ambiental y sanitario posible

Los alimentos orgánicos: (1) Son ecológica, popular y a nivel económico sustentables; (2) Resultan mucho más puros, sabrosos y aromatizados , recobrando la esencia de los alimentos; (3) Protegen la salud; (4) Intentan acrecentar la calidad de vida de los empresarios y sus trabajadores, de acuerdo a principios de ética humana; (5) Preservan la biodiversidad, las variedades de semillas y las condiciones de cultivo para las generaciones futuras

Los alimentos orgánicos, tanto naturales como mnipulados, son saludables, libres de tóxicos y su generación se efectúa siempre y en todo momento con la preocupación de resguardar la salud de los usuarios y el medio ambiente.

Para catalogarlos artículos como orgánicos, las empresas de certificación oficiales valoran las materias primas y los procesos de producción, evaluando si cumplen con la normativa vigente.

Visita la página de alimentación orgánica para conocer los productos recomendados.

La alimentación sostenible, equilibrada y protegiendo los recursos naturales

En el mercado existen muchos productos que abarcan todos los conjuntos alimentarios con la certificación de agricultura sostenible. De este modo, se pueden encontrar desde verduras y frutas hasta bebidas no alcohólicas y alcohólicas, embutidos, carnes, quesos, leche y sus derivados o dulces y alimentos precocinados y congelados. La agricultura ecológica es una forma de cultivo responsable con la capacidad de producir alimento suficiente para toda la población minimizando los daños medioambientales. Esta actividad se puede compaginar con una ganadería más sostenible, donde los animales se críen de forma respetuosa y sin sufrimiento. Aun así, para conseguir la sostenibilidad alimentaria es esencial que reduzcamos la ingestión de carne y el desperdicio de alimentos.

Las principales ventajas de esta agricultura sostenible en relación a los conceptos convencionales de la economía son estas: (1) No usa productos químicos para la remediación y/o prevención de anomalías de la salud en las plantaciones; (2) Respeta la legislación de protección para el trato y manejo de los animales; (3) Los suelos, las plantas y los animales forman parte a la cadena de vida ecológica; (4) Está prohibida la aplicación de organismos de ingeniera genética; (5) Están prohibidos los saborizantes, los colorantes y los aromas artificiales, como por servirnos de un ejemplo los antibióticos como aditivo alimenticio y todo tipo de sustancias químicas que influyan en el desarrollo del animal. Cada vez son mucho más los países que, como Alemania, Brasil o Suecia, tienen dentro la sostenibilidad alimenticia en sus políticas alimenticias y guías educativas para el cliente, así como sugiere la FAO. Estos son, según esa institución, ciertos de los resultados positivos de una dieta sostenible: Actúa contra el cambio climático; Protege los bosques; Optimiza la salud y ayuda a la seguridad alimentaria; Estimula la supervivencia de especies amenazadas; Conserva los elementos hídricos.

Visita la página de alimentación sostenible para conocer los productos recomendados.

La alimentación vegana, no a los productos de origen animal

Poco a poco más usuarios se cuestionan el consumo de productos de procedencia animal. Esto asimismo se ve reflejado en la creciente demanda de las elecciones vegetales. La leche vegetal, por poner un ejemplo, se ha consumido en diferentes etnias desde hace tiempo, pero su popularidad se ha disparado en la última década. Además de esto, las elecciones no crueles como las salchichas o las hamburguesas vegetales mejoran constantemente y es prácticamente imposible distinguirlas de las originales.

El consumo elevado de productos animales pertence a las primordiales causas de las anomalías de la salud más comunes relacionadas con el estilo de vida como la obesidad, la diabetes y las enfermedades cardiovasculares. Una nutrición vegetal variada y equilibrada puede ayudar a reducir el riesgo de desarrollar estas patologías. En un informe sobre estas cuestiones, la Academia de Nutrición y Dietética asegura que una alimentación vegana bien planificada (también la vegetariana) es apropiada en cualquier etapa de la vida, así sea durante el embarazo, la niñez, la niñez y la adolescencia.

Visita la página de alimentación vegana para conocer los productos recomendados.

En esta página hemos analizado Alimentación medicinal bioenergética. La alimentación biológica está experimentando un crecimiento constante y empieza a ponerse de moda.