Nuestra selección

En esta entrada hemos elegido la mejor Alimentación bioenergética del mercado. Los alimentos bio son esos que provienen de la ganadería o la agricultura ecológica, es decir, los que se consiguen de una forma totalmente respetuosa con el medioambiente. En su producción se respetan los ciclos naturales de desarrollo y se considera el bienestar de las especies. Pero además, escapa de los aditivos, los pesticidas o los fertilizantes y su producción se basa en métodos tradicionales optimizando al máximo los elementos naturales.

Mejor opción

Eat & Run: Bebidas y barritas bioenergéticas para deportistas y gente activa (Alimentación consciente)

Mejor relación calidad precio

Colección Nutrición. Bioenergética y termoquímica alimenticia: Estudio razonado para la alimentación del adulto.

Nutrición cronobiológica y bioenergética (Edición blanco y negro): El eslabón perdido de la alimentación

El negocio mundial de la alimentación

Alimentación prebiótica: Para una microbiota intestinal sana

Eat & Run: Bebidas y barritas bioenergéticas para deportistas y gente activa (Alimentación consciente)

Eat & Run: Bebidas y barritas bioenergéticas para deportistas y gente activa (Alimentación consciente)

Colección Nutrición. Bioenergética y termoquímica alimenticia: Estudio razonado para la alimentación del adulto.

Colección Nutrición. Bioenergética y termoquímica alimenticia: Estudio razonado para la alimentación del adulto.

Nutrición cronobiológica y bioenergética (Edición blanco y negro): El eslabón perdido de la alimentación

Nutrición cronobiológica y bioenergética (Edición blanco y negro): El eslabón perdido de la alimentación

El negocio mundial de la alimentación

El negocio mundial de la alimentación

Alimentación prebiótica: Para una microbiota intestinal sana

Alimentación prebiótica: Para una microbiota intestinal sana

Artículos recientes

Alimentación bioenergética. Cuidarse con alimentos bio

El consumo de artículos biológicos en España genera mil quinientos millones de euros y su consumo aumentó un 24,5% en un solo año, según una investigación del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente. Nuestro país es la novena potencia mundial en producción bioológica y se ubica a la cabeza europea con mucho más de un par de millones de hectáreas dedicadas a la alimentación bio, pero además el tejido industrial biológico elevó el año pasado un 13% hasta superar las 6.600 empresas. El resultado es que mucho más de 18 millones de hogares españoles compraron un producto biológico. Esto es, la alimentación saludable manda. En un puesto del mercado de artículos ecológicos hay de manera frecuente hortalizas que no se encuentran en los supermercados: colirrábanos, patatas moradas, tupinambos, ensaladas silvestres… Estos alimentos hacen más rica y alegran la dieta. La pluralidad no es por capricho ni por llamar la atención, sino más bien consecuencia de cómo se trabaja en una granja ecológica. En vez de apostar todo a una sola carta (una planta que ocupe enormes extensiones) se cultiva una diversidad de especies y variedades para achicar el riesgo de plagas catastróficas.

El incremento del consumo de alimentos bio en los últimos tiempos responde a la necesidad de cuidarnos. El propósito es mantener una vida mucho más sana hacer ejercicio, optimizar nuestro tiempo y comer mejor por el hecho de que ese eslogan de que somos lo que comemos no es un simple eslogan. La alimentación biológica es mucho más ricas en nutrientes: Mucho más vitamina C. Un estudio financiado por la Unión Europea entre 2004 y 2009 midió hasta un 90% mucho más de vitamina C en frutas y hortalizas. En España, un equipo comandado por Lola Raigón, ingeniera agrónoma y catedrática de Edafología y Química Agrícola, encontró en las verduras biológicas una mayor concentración nutritiva: veinticinco porciento mucho más de potasio en lechugas, catorce porciento mucho más de calcio en tallos de hinojo, dieciséis porciento más de hierro en judías, veinte porciento de sobra de vitamina C en el jugo de naranja y 10 % mucho más en el pimiento verde. Estas cifras se explican por las diferencias en los fertilizantes usados, la composición del suelo y la cosecha no prematura.

Los alimentos Bio: (1) Son Naturales 100 %, están exentos de artículos químicos de síntesis (pesticidas, fertilizantes o antibióticos) y de conservantes, colorantes u otros aditivos sintéticos; (2) Respetan el medioambiente por el hecho de que, al usar medios de producción tradicionales y naturales, dismuyen la polución de agua y aire, son muchísimo menos contaminantes, optiman los ciclos naturales, favorecen la biodiversidad y el ahorro de energia (3) Fomentan la economía sostenible, ya sea desde las tiendas de proximidad o desde las grandes superficies al abastecerse de agentes locales y rurales; (4) Tienen alta definición al están sujetos a estrictos controles de trazabilidad a lo largo de toda la cadena alimentaria regulado por la normativa social .; (y 5) Son sanos, al estar libres de residuos químicos de síntesis y basarse en una producción artesanal preservan sus propiedades naturales: nutrientes, vitaminas, minerales y antioxidantes. A efectos prácticos, esto quiere decir que los animales de huertas ecológicas están en semi independencia o libertad para eludir su estrés o que las verduras que llevamos a la mesa están cultivadas siguiendo los estándares habituales. Y eso se aprecia primero en el sabor y, después, en la salud por el hecho de que estos artículos preservan sus características naturales íntegras. Sin olvidar que los productos ecológicos, que llegaron primero como algo extraño y exótico que solo se encontraban en tiendas especializadas y el día de hoy están presentes en los supermercados, llevan implícitos un componente ético y respetuoso con el medioambiente al mismo tiempo que promueven la agricultura y la ganadería de cercanía.

Lo recomendado en esta página de Alimentación bioenergética tiene probada valía en el mercado tanto por sus características físicas como económicas.

Los alimentos eco, origen y elaboración

La definición de alimento ecológico es muy sencilla: son todos los que se han producido de manera natural, evitando cualquier uso de componentes químicos (pesticidas, fertilizantes…) que alteren el ecosistema y que sostienen el ciclo natural -sin ningún tipo de alteración genética- durante el crecimiento. Los términos bio y orgánico se fundamentan en exactamente los mismos principios, y para muchos no dejan de ser prácticamente sinónimos. En este proceso hay que tomar en consideración tanto el método agrícola, como los productos empleados o el modo de transporte empleado para trasladar los alimentos entre la zona de producción y el punto de venta, siempre buscando una forma que respete las normas y sea lo menos contaminante posible. Todavía existen una secuencia de consideraciones erradas respecto a los alimentos ecológicos, en parte debido a la multitud de términos que se refieren a diferentes tipos de productos naturales, que tienen como principal característica sus procedimientos respetuosos con el medioambiente.

¿De qué manera se obtienen los víveres ecológicos? (1) Control para asegurar el origen: la característica fundamental de la agricultura ecológica es que durante su desarrollo de producción y elaboración se restringe la utilización de ingredientes que no sean de origen agrícola, de acuerdo con las directivas de la Unión Europea; (2) No se permite la utilización de elementos químicos y se vigila la utilización de aditivos; (3) Desarrollo de técnicas naturales, explotar el conocimiento que disponemos de los ecosistemas para introducir en el cultivo insectos y animales que asisten a controlar las plagas. Las prácticas de la alimentación ecológica tienen repercusiones positivas en el medioambiente, en tanto que se percibe una destacable optimización en las condiciones del suelo y el agua, tal como una reducción en la contaminación generada a lo largo del desarrollo. Los alimentos ecológicos en España contienen informaciones en la etiqueta, siempre y cuando cumplan con todas las normas exigidas por la UE, donde están todas y cada una de las especificaciones del producto y de la materia prima con la que se ha elaborado antes.

Estas son las características de los alimentos ecológicos: (1) Tienen más sabor, no poseen aditivos, ni organismos procedentes de plaguicidas, ni hormonas, etc., los que influyen de manera negativa en su gusto ; (2) Mejora en los valores alimenticios, la utilización de químicos resta características a los alimentos; (3) Reducen el efecto negativo en el cambio climático, evitando malas prácticas que ponen en riesgo todo el ecosistema; (4) Controla los residuos al generar alimentos en menor medida que la agricultura intensiva; (5) Dismuyen la utilización de plástico pues la utilización de componentes sostenibles en los envases consigue una disminución en la proporción de plástico usado ; (6) Impulsa el desarrollo sostenible al promover ocupaciones en pos del precaución del medioambiente. Se han hecho ciertos estudios de comparación entre alimentos comúnes y alimentos orgánicos que, aunque no detallan datos definitivos en cuanto a las diferencias en calidad de utilizar una alimentación ecológica o una común, más allá de la existencia de estas sustancias químicas en el producto final, sí indican, por poner un ejemplo, que las manzanas y tomates orgánicos tienen mucho más sabor que sus correspondientes cultivados de forma convencional. Además de esto, estos estudios detallan que los alimentos orgánicos duran mucho más y sufren menos deterioro gracias a los métodos de producción.

Visita la página de alimentación ecológica para conocer los productos recomendados.

La alimentación orgánica, con el menor coste ambiental y sanitario posible

Los alimentos orgánicos no se pueden conseguir en todos lados, hay establecimientos especializados, pequeños emprendimientos y ferias locales que los venden. Para reconocerlos basta fijarse que tengan el sello específico de producto orgánico en su etiquetado y el número de inscripción ante el Servicio oficial que los certifica como orgánicos.

Los alimentos orgánicos no tienen restos de pesticidas y fertilizantes tóxicos, y su método de producción protege y respeta los elementos y ciclos de la naturaleza. Como es bien difícil producirlos por el hecho de que requieren entre otras muchas cosas del uso de fertilizantes naturales, de cuidados de los suelos, los animales y la variedad biológica, de la conservación de elementos hídricos y de una cultura de respeto hacia el trabajo y los trabajadores, por ahora la oferta es reducida y el precio más elevado.

Visita la página de alimentación orgánica para conocer los productos recomendados.

La alimentación sostenible, equilibrada y protegiendo los recursos naturales

En el mercado existen muchos artículos que engloban todos y cada uno de los conjuntos alimenticios con la certificación de agricultura sostenible. De esta manera, se pueden localizar desde verduras y frutas hasta bebidas no alcohólicas y alcohólicas, embutidos, carnes, quesos, leche y sus derivados o dulces y alimentos precocinados y congelados. La industria pesquera debe decantarse por métodos que cuiden los ecosistemas del mar y favorezcan el uso a gran escala, como la pesca artesanal de bajo efecto. Para esto, los gobiernos deben impulsar políticas que garanticen el derecho de estos pescadores y sus comunidades a cubrir sus necesidades nutricionales básicas.

Una nutrición sostenible es una alimentación balanceada y variada que además resguarda los recursos naturales. Los alimentos sostenibles son esos que se cultivan y procesan bajo condiciones medioambientales adecuadas sin usar artículos fitosanitarios de origen químico, no se llevan a largas distancias y su fabricación o transformación se hizo economizando energía y sin utilizar aditivos perjudiciales para la salud. Las primordiales ventajas de esta agricultura sostenible respecto a los conceptos comúnes de la economía son estas: (1) No usa productos químicos para la remediación y/o prevención de enfermedades en las plantaciones; (2) Respeta las leyes de protección para el trato y manejo de los animales; (3) Los suelos, las plantas y los animales pertenecen a la cadena de vida ecológica; (4) Está totalmente prohibida la aplicación de organismos de ingeniera genética; (5) Están prohibidos los saborizantes, los colorantes y los aromas artificiales, como por servirnos de un ejemplo los antibióticos como aditivo alimenticio y toda clase de sustancias químicas que influyan en el crecimiento del animal.

Visita la página de alimentación sostenible para conocer los productos recomendados.

La alimentación vegana, no a los productos de origen animal

Aquellos que prefieren probar en su cocina en vez de comprar comidas preparadas sin elementos de origen animal cada vez hallan mejores recetas en los libros de cocina y en los blogs. Así sea para los fanáticos de la cocina gourmet, los fans de la comida rápida o los chefs a los que les agrada probar , la colorida variedad de la cocina a base de vegetales tiene algo para todos , y, aunque las personas tengan miedo a menudo por tener que renunciar a sus comidas favoritas , varios platos habituales pueden ser veganos de forma fácil con pocos cambios. Tal y como señalan varios libros de cocina vegana, una nutrición 100 % vegetal asegura puro placer y satisfacción para las papilas gustativas.

El consumo elevado de artículos animales es una de las primordiales causas de las anomalías de la salud más frecuentes relacionadas con el modo de vida como la obesidad, la diabetes y las patologías cardiovasculares. Una alimentación vegetal diferente y balanceada puede ayudar a achicar el peligro de desarrollar estas patologías. En un informe sobre estas cuestiones, la Academia de Nutrición y Dietética asegura que una alimentación vegana bien planeada (también la vegetariana) es apropiada en cualquier etapa de la vida, así sea durante el embarazo, la infancia, la niñez y la adolescencia.

Poco a poco más usuarios se cuestionan el consumo de artículos de procedencia animal. Esto también se ve reflejado en la creciente demanda de las elecciones vegetales. La leche vegetal, por servirnos de un ejemplo, se ha consumido en diferentes etnias durante siglos, pero su popularidad se ha disparado en la última década. Además, las elecciones no crueles como las salchichas o las hamburguesas vegetales mejoran todo el tiempo y es casi imposible distinguirlas de las auténticos.

Visita la página de alimentación vegana para conocer los productos recomendados.

En esta página hemos analizado Alimentación bioenergética. La alimentación biológica está experimentando un crecimiento constante y empieza a ponerse de moda.