Nuestra selección

En esta entrada hemos elegido la mejor Alimentacion-bio-santa perpetua del mercado. Los alimentos bio son esos que provienen de la ganadería o la agricultura ecológica, o sea, los que se consiguen de una manera totalmente respetuosa con el medio ambiente. En su eleboración se respetan los ciclos naturales de desarrollo y se tiene en cuenta el bienestar de las especies. Pero además, escapa de los aditivos, los pesticidas o los fertilizantes y su producción se apoya en métodos habituales mejorando al límite los medios naturales.

Artículos recientes

Alimentacion-bio-santa perpetua. Cuidarse con alimentos bio

En un puesto del mercado de productos ecológicos hay de forma frecuente hortalizas que no se ven en las tiendas: colirrábanos, patatas moradas, tupinambos, ensaladas silvestres… Estos alimentos hacen más rica y alegran la dieta. La variedad no es por capricho ni por llamar la atención, sino consecuencia de cómo se trabaja en una granja ecológica. En lugar de apostar todo a una carta (una planta que ocupe enormes extensiones) se cultiva una diversidad de especies y variedades para reducir el riesgo de plagas catastróficas. El incremento del consumo de alimentos bio en los últimos años responde a la necesidad de cuidarnos. El propósito es llevar una vida mucho más saludable realizar ejercicio, mejorar nuestro tiempo y comer mejor porque ese eslogan de que somos lo que ingerimos no es un simple eslogan.

La alimentación biológica es más ricas en nutrientes: Mucho más vitamina C. Una investigación respaldado por la Unión Europea entre 2004 y 2009 midió hasta un 90% más de vitamina C en frutas y hortalizas. En España, un equipo dirigido por Lola Raigón, ingeniera agrónoma y catedrática de Edafología y Química Agrícola, encontró en las verduras biológicas una mayor concentración nutritiva: 25% mucho más de potasio en lechugas, catorce porciento más de calcio en los tallos de hinojo, 16% más de hierro en judías, 20% de más de vitamina C en el zumo de naranja y 10 % más en el pimiento verde. Estas cantidades se obtienen por las diferencias en los fertilizantes utilizados, la composición del suelo y la cosecha no prematura. Los alimentos Bio: (1) Son Naturales cien %, están exentos de productos químicos de síntesis (pesticidas, fertilizantes o antibióticos) y de conservantes, colorantes u otros aditivos sintéticos; (2) Tienen respeto por el medioambiente por el hecho de que, al emplear medios de producción de siempre y naturales, dismuyen la polución de agua y aire, son mucho menos contaminantes, optiman los ciclos naturales, favorecen la biodiversidad y el ahorro energético; (3) Promueven la economía sostenible, ya sea desde las tiendas de proximidad o desde las grandes superficies al proveerse de agentes locales y rurales; (4) Tienen alta calidad al están sujetos a estrictos controles de trazabilidad durante toda la cadena alimentaria regulado por la normativa social .; (y 5) Son sanos, al estar libres de restos químicos de síntesis y fundamentarse en una producción artesanal conservan sus propiedades naturales: nutrientes, vitaminas, minerales y antioxidantes.

A efectos prácticos, esto quiere decir que los animales de huertas ecológicas están en semi libertad o libertad para evitar su agobio o que las verduras que llevamos a la mesa están cultivadas siguiendo los estándares tradicionales. Y eso se nota primero en el gusto y, después, en la salud por el hecho de que estos productos conservan todas sus características naturales íntegras. Sin olvidar que los productos ecológicos, que llegaron primero como algo extraño y exótico que solo se encontraban en tiendas especializadas y hoy están presentes en los supermercados, llevan tácitos un componente ético y respetuoso con el medioambiente al mismo tiempo que promueven la agricultura y la ganadería de proximidad. El consumo de productos biológicos en nuestro país genera mil quinientos millones de euros y su consumo aumentó un 24,5% en solo un año, según un estudio del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente. Este país es la novena potencia mundial en producción bioológica y se ubica a la cabeza de Europa con mucho más de un par de millones de hectáreas destinadas a la alimentación bio, pero además de esto el tejido industrial biológico creció el año pasado un 13% hasta superar las 6.600 compañías. El resultado es que más de 18 millones de hogares españoles adquirieron un producto biológico. O sea, la alimentación sana manda.

Lo recomendado en esta página de Alimentacion-bio-santa perpetua tiene probada valía en el mercado tanto por sus características físicas como económicas.

Los alimentos eco, origen y elaboración

La sociedad de hoy ha convertido su modelo de alimentación en un tema principal, y esto sumado a una concienciación creciente con relación a la sostenibilidad medioambiental transformó a los alimentos ecológicos y naturales en uno de los grandes protagonistas de la cocina moderna. Cada vez es mucho más sencillo conseguir estos artículos en tu autoservicio o tienda de nutrición de confianza: las etiquetas bio o eco están presentes en un sinfín de alimentos de diferente procedencia y conceden un plus en la percepción de calidad de los usuarios.

Se hicieron algunos estudios comparativos entre alimentos convencionales y alimentos orgánicos que, aunque no detallan datos definitivos en lo que se refiere a las diferencias en calidad de practicar una alimentación ecológica o una común, más allá de la presencia de estas substancias químicas en el producto final, sí indican, por ejemplo, que las manzanas y tomates orgánicos tienen más gusto que sus correspondientes cultivados de forma convencional. Además, estos estudios muestran que los alimentos orgánicos duran más y sufren menos deterioro gracias a los métodos de producción.

¿Cómo se consiguen los víveres ecológicos? (1) Control para asegurar el origen: la característica primordial de la agricultura ecológica es que durante su desarrollo de producción y elaboración se limita la utilización de ingredientes que no sean de origen agrícola, de acuerdo con las directivas de la Unión Europea; (2) No se deja la utilización de componentes químicos y se vigila la utilización de aditivos; (3) Desarrollo de técnicas naturales, aprovechar el conocimiento que tenemos de los ecosistemas para ingresar en el cultivo insectos y animales que ayudan a supervisar las plagas.

Visita la página de alimentación ecológica para conocer los productos recomendados.

La alimentación orgánica, con el menor coste ambiental y sanitario posible

Los alimentos orgánicos no se pueden conseguir en todos los lugares, hay establecimientos dedicados, pequeños emprendimientos y ferias comunitarias que los venden. Para poderlos reconocer basta fijarse en que muestren el sello especial de producto orgánico en su etiquetado y el número de inscripción frente al Servicio oficial que los certifica como orgánicos.

Los alimentos logrados a partir de las técnicas orgánicas (frutas, verduras, lácteos, café, carne, etcétera) son de la mayor calidad al no estar contaminados por artículos químicos (pesticidas y fertilizantes) ni por elementos transgénicos y no representan riesgos para la salud.

Visita la página de alimentación orgánica para conocer los productos recomendados.

La alimentación sostenible, equilibrada y protegiendo los recursos naturales

Cada vez son más los países que, como Alemania, Brasil o Suecia, tienen dentro la sostenibilidad alimentaria en sus políticas alimenticias y guías educativas para el cliente, así como recomienda la FAO. Estos son, según dicha institución, algunos de los resultados positivos de una dieta sostenible: Actúa contra el cambio climático; Resguarda los bosques; Mejora la salud y contribuye a la seguridad alimentaria; Estimula la supervivencia de especies amenazadas; Preserva los elementos hídricos. Una nutrición sostenible es una alimentación balanceada y diferente que además protege los elementos naturales. Los alimentos sostenibles son aquellos que se cultivan y procesan bajo condiciones medioambientales adecuadas sin usar productos fitosanitarios de origen químico, no se llevan a grandes distancias y su fabricación o transformación se hizo economizando energía y sin utilizar aditivos perjudiciales para la salud.

La agricultura ecológica es una manera de cultivo responsable con la capacidad de producir alimento suficiente para toda la población reduciendo los daños medioambientales. Esta actividad se puede compaginar con una ganadería más sostenible, donde los animales se críen de forma respetuosa y sin sufrimiento. Aun así, para conseguir la sostenibilidad alimenticia es esencial que reduzcamos el consumo de carne y el desperdicio de alimentos. Las principales virtudes de esta agricultura sostenible respecto a los conceptos comúnes de la economía son las siguientes: (1) No usa artículos químicos para la remediación y/o prevención de enfermedades en las plantaciones; (2) Respeta las leyes de protección para el trato y gestión de los animales; (3) Los suelos, las plantas y los animales forman parte a la cadena de vida ecológica; (4) Está prohibida la aplicación de organismos de ingeniera genética; (5) Están prohibidos los saborizantes, los colorantes y los aromas artificiales, como por ejemplo los antibióticos como aditivo alimenticio y todo tipo de substancias químicas que influyan en el desarrollo del animal.

La agricultura ecológica es una producción agrícola sostenible por el hecho de que resguarda el medioambiente y respeta las reglas de protección a los animales. El principal propósito de la agricultura ecológica es generar alimentos que tengan un alto valor nutritivo y que sean saludables sin comprometer la capacidad de la naturaleza. En concreto, esto significa que tanto el agricultor ecológico como la elaboración ecológica del producto renuncian a varios medios permitidos y comercializados en los campos comúnes para el beneficio de la economía, como por servirnos de un ejemplo el uso de pesticidas. La industria pesquera debe optar por métodos que protejan los ecosistemas marinos y favorezcan el uso a enorme escala, como la pesca artesanal de bajo impacto. Para esto, los gobiernos deben impulsar políticas que aseguren el derecho de estos pescadores y sus comunidades a cubrir sus pretensiones nutricionales básicas.

Visita la página de alimentación sostenible para conocer los productos recomendados.

La alimentación vegana, no a los productos de origen animal

El consumo alto de productos animales es una de las principales causas de las enfermedades más frecuentes relacionadas con el modo de vida como la obesidad, la diabetes y las patologías cardiovasculares. Una nutrición vegetal variada y balanceada puede contribuir a achicar el peligro de desarrollar estas patologías. En un informe sobre estas cuestiones, la Academia de Nutrición y Dietética asegura que una alimentación vegana bien planificada (también la vegetariana) es correcta en cualquier etapa de la vida, ya sea a lo largo del embarazo, la niñez, la niñez y la adolescencia. Una dieta sin artículos de origen animal es increíblemente polivalente. La transición hacia una nutrición mucho más vegetal abre un campo de novedosas y apasionantes opciones culinarias. Los artículos de origen animal se pueden substituir de forma fácil con frutas y verduras, legumbres, granos integrales y cereales, frutos secos y semillas y las opciones veganas a la carne como el tofu, las hamburguesas veganas, el escalope y las salchichas se tienen la posibilidad de encontrar en multitud de versiones fabricadas , por servirnos de un ejemplo , con soja, seitán y altramuz. Asimismo hay alternativas veganas para la leche, el youghourt y el queso. Estas se elaboran normalmente con soja, frutos secos y cereales.

Para vivir una vida 100 % vegetal, uno no tiene que cambiar de la noche a la mañana , solo iniciar. Los cambios graduales en la nutrición deben ser lo más sencillos posible. Prueba algunas recetas sencillas y descubre por qué poco a poco más personas en todo el mundo desean llevar una vida fundamentada en artículos de origen vegetal. Únete al movimiento mundial plant-based y benefíciate de las varias ventajas de una dieta saludable, compasiva y respetuosa con el medio ambiente. Cada vez es mucho más visible que el consumo de animales es la primordial causa de muchos de los inconvenientes mundiales. Puesto que la nutrición vegetal representa una solución concreta para solucionar estas cuestiones, el estilo de vida y una alimentación sin artículos de origen animal están tomando impulso de forma rápida. Una dieta vegetal salva a los animales de una vida de sufrimiento, disminuye la huella ecológica a nivel individual y ayuda a un planeta mucho más justo. Al tiempo, llevar una alimentación a base de vegetales también puede ayudar a una dieta mucho más diferente y saludable.

Independientemente del estilo de nutrición, ya sea vegetariano, vegano o no, una buena planificación es esencial para eludir las deficiencias alimenticias. Una alimentación vegana perfecta se garantiza al llevar una dieta balanceada y variada sin perder de vista los nutrientes fundamentales. Además, los nutricionistas recomiendan hacerse un análisis de sangre cada uno o dos años. Los veganos evitan el consumo de carne animal, derivados de modelos animales y alimentos que poseen ingredientes de origen animal. Esto incluye: Pescado y otros animales marinos como todas y cada una de las especies de peces, calamares, mejillones, cangrejos y langostas; Miel y otros artículos de las abejas; Carne roja y de ave que viene de animales como la vaca, el cerdo, el caballo, el pollo y el pavo; Lácteos como la leche, el queso, el iogur y la mantequilla; Huevos como los huevos de gallina y el caviar; Elementos de origen animal como la gelatina, la lactosa, el suero de leche, la goma laca, el carmín y los ácidos grasos omega 3 derivados del pescado.

Visita la página de alimentación vegana para conocer los productos recomendados.

En esta página hemos analizado Alimentacion-bio-santa perpetua. La alimentación biológica está experimentando un crecimiento constante y empieza a ponerse de moda.